Publicado el

Faros de España

Faro de Maspalomas
10 faros en bellos espacios naturales de España que deberías visitar. Visitar un faro y su entorno marítimo siempre es una excursión de naturaleza muy recomendable.

Los faros tienen una utilidad práctica desde la antigüedad, que es servir de guía a los barcos. Pero tienen además una utilidad estética, ya que ayudan a formar una estampa muy bella en los espacios naturales donde se ubican. En España se pueden admirar una gran diversidad de faros en todo tipo de espacios naturales, algunos de ellos protegidos, como los 10 faros que se recomiendan en este artículo: desde el faro de cabo de Palos, en Murcia, hasta el de Isla Pancha de Lugo. Algunos de ellos incluso se muestran en vídeos a vista de pájaro.

1. Faro de cabo de Palos, Cartagena (Murcia)
Este faro se ubica sobre el montículo más alto del cabo de Palos. La cercanía del mar Menor (palus o laguna en latín) da origen al nombre, lo que también habla de la historia de este sitio, que fue un templo romano o una torre defensiva contra los piratas berberiscos. Las vistas al mar son impresionantes, así como sus alrededores: la Reserva Marina de cabo de Palos e Islas Hormigas.

2. Faro de Formentor, Mallorca (Islas Baleares)
El faro de la península de Formentor, a 210 metros sobre el nivel del mar en el lugar más al norte de Mallorca, brinda unas vistas espectaculares. Sus elevados acantilados, su intrincada carretera, sus miradores o sus calas (como Formentor, Figuera o Murta) hacen de su entorno natural un espacio único para contemplar la puesta del sol en el mar Mediterráneo.

3. Faro de Isla Pancha, Lugo (Galicia)
En la parte más externa de la ría de Ribadeo, y a unos dos kilómetros de la localidad de Ribadeo, se localiza la isla Pancha. Allí se construyó en 1857 un faro que estuvo operativo hasta 1983. Este bello espacio natural, donde también se puede disfrutar de la playa de Aguas Santas o de Las Catedrales, está incluido en varias figuras de protección ambiental, como la Red Natura 2000.

4. Faro de Punta Orchilla, El Hierro (Islas Canarias)
Antes de Greenwich, el meridiano cero pasó por Punta Orchilla al ser considerado por Ptolomeo como la última tierra de occidente. Su faro, terminado en 1930, se encuentra en aquel punto de la cartografía antigua. Su paisaje volcánico o sus espacios naturales, como La Dehesa en el Parque Rural de La Frontera, son algunos de sus atractivos.

5. Faro de Trafalgar, Cádiz (Andalucía)
En el municipio gaditano de Barbate se ubica el faro de Trafalgar, levantado en 1860. Su entorno natural es muy apreciado para disfrutar de sus senderos o de sus playas de aguas azules y arena fina y dorada, como la de El Palmar, la de Zahora o la de los Caños de Meca. Desde sus inmediaciones se puede hasta divisar la costa africana. Para los amantes de la ornitología tiene un valor añadido por su diversidad de aves marinas y migratorias.

6. Faro del Caballo, Santoña (Cantabria)
Los acantilados del monte Buciero, en el comienzo de la ría de Santoña, esconden un faro peculiar. Para acceder faro del Caballo hay que bajar unas escaleras de unos 700 peldaños construidas por los reclusos del penal cercano. Es recomendable ir en un día soleado y tranquilo, ya que el recorrido es irregular y una vez allí se puede disfrutar de un buen chapuzón en aguas del mar Cantábrico.

7. Faro del cabo de Creus, Girona (Cataluña)
El cabo de Creus, situado al norte del golfo de Rosas, es el punto más oriental de la península ibérica. La riqueza natural y geológica de su entorno hizo que fuera declarado Parque Natural en 1998. En su extremo se ubica un faro desde donde se puede admirar este entorno y sus bellos amaneceres.

8. Faro del cabo de San Antonio, Jávea (Alicante)
La localidad alicantina de Jávea posee un faro que merece la pena visitar por su bello entorno natural: el Parque Natural del Montgó. El cabo de San Antonio, donde está ubicado este faro que data de 1855, es una zona de gran biodiversidad, declarada Reserva Marina en 1993. Con días de claridad incluso se pueden ver las islas de Ibiza y Formentera.

9. Faro del cabo Lastres (Asturias)
En funcionamiento desde 1994, el faro del cabo Lastres fue último construido en Asturias. Situado entre los pueblos de Lastres y Luces, en un entorno de acantilados y verdes prados, fue elegido para rodar escenas de la serie ‘Doctor Mateo’. En este vídeo filmado con un dron se puede ver el faro y sus alrededores, como la playa de Rodiles o Punta de Tazones.

10. Faro del cabo Machichaco, Bizkaia (País Vasco)
El cabo Machichaco se encuentra al final de la ladera del monte Sollube y en el término municipal de Bermeo, junto a San Juan de Gaztelugatxe, muy conocido ahora tras haber sido escenario de la serie ‘Juego de Tronos’. El faro original fue construido en 1852 pero en 1909 se amplió con una torre que lo ha elevado hasta los 122 metros sobre el nivel del mar.

Siga el canal de Medio Ambiente en Twitter @E_CONSUMERma y a su autor @ecienciacom.

Etiquetas: parques naturales, playas, red natura 2000, faros

Fuente: Eroski Consumer

Publicado el

Motivos para dejar de fumar

Fumador
Decálogo de motivos para dejar de fumar. Dejando los cigarrillos será menor, en un corto plazo, el riesgo de infarto, ictus cerebral y cáncer.

Los farmacéuticos de Cataluña han puesto en marcha una campaña con motivo de la ‘Semana sin Humo’ en la que ofrecen un total de diez razones para convencer a todos aquellos que estén dispuestos a tirar la cajetilla de tabaco a que lo hagan definitivamente. Entre ellas, incluyen la prevención de varias enfermedades y la mejora notable de la función pulmonar, pero también otras más psicológicas como son el aumento de la libertad y la autoestima, o materiales como el ahorro importante que supone.
“Fumar provoca graves enfermedades: el 85 por ciento de los casos de cáncer de pulmón, un 50 por ciento de los tumores de vesícula, el 35 por ciento de los infartos y cerca del 85 por ciento de las enfermedades broncopulmonares obstructivas crónicas”. Así lo advierten las farmacias del ámbito de la comunidad de Cataluña, que han lanzado un decálogo de motivos para dejar de fumar aprovechando esta ‘Semana sin Humo’.

1.- Dejar de fumar es la decisión más importante que puedes tomar para prevenir un infarto, un ictus cerebral, una insuficiencia respiratoria crónica o un cáncer.
2.- Mejorará tu función pulmonar: te sentirás más ligero para afrontar cualquier reto físico, desde subir unas escaleras a hacer una media maratón.
3.- Mejorará tu sexualidad y fertilidad.
4.- Si estás embarazada, además de beneficiarte tú misma, disminuirán las complicaciones en la salud del futuro bebé y en el parto.
5.- Volverás a sentir los olores y a saborear la comida. Y desaparecerá la carraspera de primera hora de la mañana.
6.- Tu piel lucirá un nuevo aspecto, disminuyendo las ojeras y la palidez cutánea.
7.- Preservarás la salud de quienes te rodean.
8.- Aumentará tu libertad y autoestima.
9.- Ahorrarás. Calcula cuánto dinero te supone el tabaco a lo largo del año y haz una lista de todo lo que podrías hacer con esa cantidad.
10.- Es un reto personal y puedes hacerlo: millones de personas, incluso con una dependencia altísima, han abandonado el consumo de tabaco.

Los beneficios se notan incluso a corto plazo
En el marco de esta campaña, en la que participan la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (Camfic), la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (Aificc) y el Consejo de Colegios Farmacéuticos de Cataluña (CCFC), junto con la Agencia de Salud Pública de esta comunidad, se indica también que los beneficios son muchos y que se empiezan a notar incluso a corto plazo.
Así, en las primeras 24 y 72 horas mejora la respiración, el olfato y el gusto, y ya disminuye el riesgo de infarto, mientras que entre la segunda semana y la duodécima aumenta la resistencia corporal para andar y correr, mejora el aspecto de la piel y disminuyen las ojeras y la palidez cutánea, además de la halitosis.

Además, entre uno y cinco años después se reduce un 50 por ciento el riesgo de infarto y disminuye la posibilidad de cáncer de cavidad oral, esófago y vesícula, y a partir de los diez años se reduce también a la mitad el riesgo de sufrir un cáncer de pulmón, mientras que la posibilidad de infarto y de enfermedades cardiovasculares es similar a la de una persona que no haya fumado nunca.

Una ayuda inestimable
Más allá de los diez motivos que esgrimen los farmacéuticos catalanes para animar a que los fumadores dejen el tabaco, tanto estos profesionales como los enfermeros de los centros de salud recordarán a todos los interesados que ellos son unos buenos aliados en su propósito. De hecho, lucirán una chapa común en la que se puede leer la frase: ‘Te puedo ayudar a dejar de fumar’.

En esta tarea de apoyar a los que quieren convertirse en ex fumadores, los farmacéuticos de esta comunidad cuentan además con herramientas como la recientemente actualizada ‘Guía de intervención farmacéutica para el abordaje del fumador desde la farmacia comunitaria’, elaborada por el CCFC y en la que se pueden encontrar desde los más recientes tratamientos hasta elementos para determinar el grado de motivación necesario para dejar el tabaco y la dependencia de la nicotina.

Esta es una de las guías de actuación farmacéutica elaboradas desde la entidad con el objeto de facilitar a estos profesionales la actualización en consultas que son muy frecuentes en la farmacia y a las que se da continuamente respuesta. Otros ejemplos en esta línea son, para otros temas más allá del de los cigarrillos, la ‘Guía de actuación farmacéutica en dolor de garganta’ o la ‘Guía de seguimiento farmacoterapéutico con sistemas personalizados de dosificación’. Incluso está previsto editar en breve una nueva dedicada a la rinitis alérgica.

Etiquetas: cigarrillo, fumar, tabaco

Fuente: Eroski Consumer

Publicado el

El café podría desaparecer

Cafe
El café podría desaparecer si no cuidamos el medio ambiente.
El cambio climático, el consumo insostenible y la falta de biodiversidad amenazan con dejar al mundo sin café en las próximas décadas.

Cada día se toman en el mundo unos 2.000 millones de tazas de café, el producto agrícola más comercializado del planeta. Sin embargo, amenazas como el cambio climático, la sobreexplotación de los cultivos o el riesgo de enfermedades a causa de la falta de biodiversidad podrían acabar con este hábito diario en las próximas décadas. Este artículo explica por qué el café se encuentra en peligro de desaparición y las soluciones para salvarlo.
Por qué el café se encuentra en peligro de desaparición
Las zonas donde hoy en día se puede cultivar café podrían disminuir hasta un 88% en Sudamérica hacia 2050 por culpa del cambio climático. Así lo señala un estudio publicado en la revista científica PNAS en fechas recientes. El trabajo, elaborado por un equipo internacional de investigadores, tiene en cuenta por primera vez la relación entre el clima y los polinizadores de esta planta, como las abejas. Según sus autores, los países más afectados serán Nicaragua, Honduras y Venezuela.

Los cultivos de café podrían disminuir hasta un 88% en Sudamérica hacia 2050 por el cambio climático

El artículo de PNAS se une así a otros estudios anteriores que desde hace años alertan de los peligros que acechan al café. En 2016, una investigación del Instituto del Clima de Australia también apuntaba al cambio climático que, junto a la acción de determinados hongos, perjudicaría a la producción de café. Según sus estimaciones más pesimistas, el cultivo de esta planta podría desaparecer definitivamente en 2080.
En 2012, un estudio publicado en la revista científica PLoS ONE por investigadores de los Reales Jardines Botánicos de Londres se centraba en la variedad arábiga, que constituye alrededor del 70% de la producción mundial de café. Sus autores concluyeron que las alteraciones de temperatura derivadas del cambio climático podrían suponer, en el peor escenario de análisis, la pérdida de hasta el 100% de la superficie apta para su cultivo hacia 2080 en Etiopía, lugar de donde es originaria esta variedad.

Pero además del cambio climático, el café sufre otras amenazas. Se calcula que en los últimos 15 años su consumo se ha incrementado en un 43%. La OIC, la organización intergubernamental que agrupa a casi todos los países productores e importadores, prevé que para 2050 las zonas aptas para el cultivo podrían reducirse a la mitad, mientras que su demanda se duplicaría. Hay que recordar que el café supone el medio de subsistencia para unos 25 millones de familias en todo el mundo, gran parte en los países pobres. No obstante, algunos expertos apuntan que esas afirmaciones se referían a la variedad salvaje, que representa una pequeña cantidad frente a la producción total.
La falta de biodiversidad es otro de sus problemas. A pesar de que hay unas 124 especies de café conocidas, la mayoría de los cultivos se centran en dos variedades: arábiga y robusta. Al igual que otros cultivos comerciales, como el plátano, su producción a gran escala se ha convertido en la práctica en monocultivos, de manera que una enfermedad común les afecta a todos. Por ejemplo, en 2013 una epidemia de roya, producida por un hongo, causó estragos en América Central.

Cuatro soluciones para salvar el café

– Protección de los espacios naturales donde se cultiva el café y lucha efectiva contra el cambio climático. Los autores del artículo de PNAS desarrollaban en su trabajo varias proyecciones que podrían ayudar a diseñar planes de gestión basados en varias medidas: conservar los bosques y la vegetación, la rotación de cultivos, el incremento del hábitat de las abejas junto a las plantaciones de café, cultivar bajo sombra para mantener la temperatura que necesitan las plantaciones o el aumento de las acciones que reduzcan el impacto climático.
– Consumo de café sostenible. El certificado de sostenibilidad contribuye no solo a potenciar un producto que cuida el medio ambiente y garantiza el presente y el futuro de su cultivo, sino también los derechos de las comunidades locales que trabajan en su elaboración. Los consumidores tienen a su disposición diversas etiquetas que certifican el origen sostenible de este producto.
– Mejora de la resistencia y biodiversidad de los cultivos. Las investigaciones para incrementar la resistencia de las especies comerciales, el desarrollo de variedades nuevas o híbridas o la recuperación de otras podrían ayudar también.
– Utilización de otras zonas más resistentes al cambio climático. Siguiendo las medidas de adaptación a un cambio climático ya inevitable, las plantaciones de café se podrían trasladar a otras regiones menos sensibles o donde las condiciones habrían variado para ser ahora más proclives a su cultivo, como los sectores más elevados.

Siga el canal de Medio Ambiente en Twitter @E_CONSUMERma y a su autor @ecienciacom.

Etiquetas: agricultura, alimentos ecológicos, biodiversidad, café, cambio climático, sostenibilidad

Fuente: Eroski Consumer