Publicado el

Productos químicos

Productos químicos
Publicada la Guía Técnica del Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos y sus Instrucciones Técnicas Complementarias.

Productos, biocidas y equipos prevención de riesgos biocidas.

El pasado mes de octubre entró en vigor el RD 656/2017, por el que se aprueba el Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos y sus Instrucciones Técnicas Complementarias MIE APQ 0 a 10 (RAPQ). Ahora ha sido publicada la Guía Técnica de dicho Reglamento, que recoge aclaraciones y directrices para la correcta interpretación del mismo. El RAPQ es de aplicación a los almacenamientos de productos biocidas y fitosanitarios.

Publicada la Guía Técnica del Reglamento APQ y sus Instrucciones Técnicas Complementarias MIE APQ 0 a 10.

La finalidad del nuevo Reglamento APQ es incrementar la seguridad de las instalaciones de almacenamiento de productos químicos peligrosos, con el objetivo prioritario de evitar daños a personas, bienes y medio ambiente.
El nuevo RAPQ modifica su objeto y ámbito de aplicación para su adecuación al Reglamento (CE) Nº 1272/2008 sobre clasificación, etiquetado y envasado de sustancias y mezclas (CLP). El nuevo texto presenta un total de 11 Instrucciones Técnicas Complementarias e introduce importantes variaciones con respecto al anteriormente vigente, especialmente en lo referido al almacenamiento de productos químicos peligrosos en recipientes móviles, que queda regulado por una ITC específica, la MIE APQ-10.

La presente Guía técnica se ha planteado como un documento recopilación de consultas y respuestas para la correcta interpretación del nuevo RAPQ, facilitando sugerencias concretas, en aquellos casos en los que el texto reglamentario puede conducir a interpretaciones diversas, estableciendo aclaraciones a conceptos de carácter general.

Al mismo tiempo, la Guía incorpora numerosos ejemplos prácticos de aplicación, árboles de decisión, esquemas lógicos, diagramas, imágenes y fotografías.

Guía técnica de aplicación del Reglamento de almacenamiento de productos químicos y sus instrucciones técnicas complementarias.

Real Decreto 656/2017, de 23 de junio, por el que se aprueba el Reglamento de Almacenamiento de Productos Químicos y sus Instrucciones Técnicas Complementarias MIE APQ 0 a 10.

Almacenar productos químicos.

Fuente: Higiene Ambiental

Publicado el

Norma NIMF 15

Tratamiento térmico
Certificación de Thermokil para la norma NIMF 15
(Reglamentación del embalaje de madera en el comercio internacional)
La norma NIMF 15 especifíca el tratamiento térmico y el tratamiento con bromuro de metilo como métodos aprobados para ser aplicados en los embalajes de madera en el comercio internacional.
No obstante, este documento hace mención a la recomendación de la Convención Internacional de Protección Fitosanitaria (CIPF) de reemplazar o reducir el uso del bromuro de metilo como medida fitosanitaria y exhorta a promover el uso de tratamientos alternativos aprobados.
El equipo móvil de tratamiento de insectos mediante el calor de Thermokil cumple con los requerimientos de la norma NIMF 15.

Temperaturas “Target”
Las temperatura que afectan a las diversas especies de insectos depende de un gran número de variables y es difícil establecer estándares. Básicamente, la desnaturalización de las proteínas que componen los enzimas del cuerpo del insecto empieza a una temperatura ligeramente superior de los 40º C.

El sistema Thermokil es efectivo bajo los siguientes criterios:
– Alcanzar y mantener 52ºC por un período de al menos 1 hora en la zona más fría, comprobando que en dicha zona se ha mantenido una temperatura superior a los 40ºC durante, al menos, 4 horas. – En tratamiento contra chinches debería extenderse a 2 horas.
– Alcanzar y mantener la temperatura de 55ºC durante un período de al menos 20 minutos en la zona más fría.
– Alcanzar y mantener la temperatura de 47ºC durante un período de al menos 4 horas en la zona más fría.

Ventajas de Thermokil
No se utilizan productos químicos, y por lo tanto, no es necesario establecer plazos de seguridad en la zona a tratar.
No se generan productos tóxicos residuales, el sistema es apto para la industria alimentaria y no supone exposición a sustancias peligrosas ni para el operador ni para el cliente.
Los tratamientos con calor son a menudo más rápidos y rompen en menor grado el curso de trabajo en comparación con tratamientos de bromuro de metilo. Teniendo generalmente más éxito en maquinas, cintas transportadoras y elevadores.
Algunas zonas selladas dentro de la maquinaria frecuentemente actúan como refugios de aire para los insectos durante fumigaciones pero no sucede así en el caso del calor, que penetra totalmente en tales áreas mediante conducción.

Fuento: Higiene Ambiental

Visitar la web de Thermokil

Norma ISPM 15 – NIMF 15 – Conformidad Fitosanitaria

Publicado el

Contenedores fumigados

Contenedores fumigados
Contenedores fumigados, un riesgo para la salud laboral. Productos, biocidas y equipos control de plagas, fumigación, prevención de riesgos.

Cada año, más de 600 millones de contenedores de carga se envían alrededor de todo el mundo. Y muchos de ellos son fumigados con biocidas, antes del envío, para proteger la carga frente a plagas y microorganismos durante su larga travesía. Este hecho representa un peligro para la salud de los trabajadores encargados de abrir estos contenedores, que normalmente no están identificados como fumigados y que liberan agentes biocidas tóxicos al abrirlos.

Contenedores fumigados, un riesgo para la salud laboral
Un estudio realizado por la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA) ha revisado el riesgo al que están expuestos los trabajadores que abren contenedores de carga fumigados con plaguicidas para proteger la carga frente a plagas y organismos nocivos. Los agentes biocidas utilizados para este fin tienen propiedades tóxicas o irritantes conocidas y pueden tener efectos a largo plazo sobre los sistemas nervioso central y cardiovascular.
En él, se han detectado brechas significativas en cuanto a medidas preventivas para proteger la salud y seguridad de estos trabajadores, ya sea en aduanas, puertos o almacenes, y se realizan recomendaciones para mejorar esta situación.

Fumigantes más relevantes y sus efectos sobre la salud
Entre los pesticidas más habituales utilizados para fumigar contenedores se encuentran:
Bromuro de metilo (MeBr): es un gas incoloro a temperatura ambiente y se aplica principalmente en la fase gaseosa. Los trabajadores pueden estar expuestos por inhalación o por vía dérmica. Afecta principalmente al sistema respiratorio y al sistema nervioso central (SNC), pero también se conocen síntomas gastrointestinales.
Fosfina (PH3): es un gas incoloro con olor a ajo. Tiene una posición única entre los pesticidas fumigantes, ya que se aplica como un sólido en forma de un fosfuro de metal, con mayor frecuencia fosfuro de aluminio. El fosfuro reacciona con el vapor de agua en el aire y libera gas fosfina. Sus principales efectos nocivos son sobre el sistema nervioso central, el sistema respiratorio, insuficiencia cardíaca e insuficiencia hepática. El gas fosfina es altamente tóxico y los efectos sobre la salud por inhalación pueden ocurrir a niveles tan bajos como 5-10 partes por millón (ppm) durante varias horas.
Formaldehído: es un gas incoloro con un olor acre, que actualmente se utiliza raramente como pesticida. El formaldehído es irritante para los ojos y la piel, y puede afectar el sistema respiratorio en concentraciones tan bajas como 0.1 ppm. A concentraciones más altas puede generar edema pulmonar, inflamación y neumonía. Es además un carcinógeno humano conocido.
1,2-dicloroetano: es un líquido transparente e incoloro con un olor parecido al cloroformo. Se ha utilizado como fumigante, pero cada vez es más reemplazado por otros fumigantes. Tiene baja toxicidad aguda, pero puede tener efectos graves a largo plazo sobre el sistema nervioso central, el hígado y los riñones. Está clasificado por la IARC en el grupo 2B: posiblemente carcinogénico para humanos.
Óxido de etileno: es un gas incoloro a temperatura ambiente y altamente reactivo. Se utiliza como fumigante (desinfectante) y su uso en la fumigación de contenedores está aumentando. Debido a su estructura química, el etileno es altamente reactivo y reacciona en particular con las membranas mucosas. Los efectos agudos de la inhalación de óxido de etileno están dominados por la irritación del sistema respiratorio, en particular la nariz y la garganta. Además, altas concentraciones pueden causar depresión del SNC. Con respecto a la exposición por inhalación a largo plazo, el cáncer es el efecto adverso más grave, ya que el óxido de etileno se considera un carcinógeno humano conocido que causa cáncer linfático, hematopoyético y de mama.

Riesgos subestimados
El informe de la EU-OSHA muestra que los riesgos de la exposición de trabajadores, como inspectores de aduanas, estibadores, transportistas o personal de almacén, a los citados agentes plaguicidas están actualmente subestimados y que sólo en pocos casos se aplican medidas de seguridad o salud y se les informa para protegerlos.

Los principales problemas detectados son:
– Los contenedores fumigados casi nunca se etiquetan como tal.
– Los procedimientos de seguridad al abrir y descargar los contenedores fumigados son insuficientes
– No se realizan evaluaciones del riesgo adecuadas
– Falta de un protocolo de evaluación claro y estandarizado para detectar fumigantes residuales
– Falta de notificación de incidentes con efectos adversos para la salud

Medidas preventivas propuestas
Una serie de cambios en las prácticas actuales podrían mejorar enormemente la seguridad y la salud de los trabajadores en cuestión. El informe incluye una serie de acciones, estrategias y recomendaciones preventivas:
– No abrir los contenedores hasta que, mediante una evaluación de riesgos, se concluya que es seguro hacerlo. La evaluación puede basarse en los documentos del envío o en mediciones aprobadas de la atmósfera del contenedor, si es necesario después de ventilarlo.
– Introducir un equipo de monitoreo adecuado y seguir procedimientos de evaluación estandarizados para contendores fumigados. Las herramientas utilizadas deben detectar MeBr y PH3 (y otros fumigantes si es posible) con suficiente sensibilidad para detectar con precisión un nivel de, al menos, un 10% del límite de exposición ocupacional.
– Hacer cumplir la legislación relativa al etiquetado de contenedores fumigados. Se necesita un enfoque uniforme en todos los puertos europeos para evitar la competencia a expensas de la seguridad y la salud.
– Identificar los contenedores que puedan representar un riesgo para la salud de los trabajadores: se necesita un etiquetado estándar claro (incluido el uso de símbolos en los casos en que pueda existir una barrera del idioma).
– Crear e implementar procedimientos estándar para la descarga de gases (reemplazar el aire) y ventilación de los contenedores fumigados.
– Distribuir información sobre los equipos de protección personal y la evaluación del riesgo, que sea fácilmente comprensible para todos los trabajadores que puedan estar expuestos.

Health risks and prevention practices during handling of fumigated containers in ports

Fuente: EU-OSHA