Publicado el

Picudo Rojo

¿QUÉ ES EL PICUDO ROJO? Nombre científico:

Rhynchophorus ferrugineus, Olivier 1790

Descripción:

Es un gorgojo de la familia de los Curculiónidos.
Los adultos se caracterizan por su gran vistosidad. Son grandes en comparación con el tamaño normal de los insectos, de dos a cinco centímetros de longitud, con rostro o pico muy alargado y visible. Las larvas no tienen patas y son de color amarillo marfil con la cabeza rojiza.

El color dominante de los adultos es el color óxido de hierro con manchas oscuras sobre la parte dorsal del tórax. Poseen una gruesa cápsula cefálica de color marrón oscuro brillante provista de mandíbulas.

El ciclo de vida del insecto es de tres a cuatro meses, pudiendo existir hasta cuatro generaciones por año. Cada hembra pone del orden de 350 huevos. En una misma palmera se desarrollan varias generaciones hasta que la planta muere, momento en que los adultos la abandonan para colonizar una nueva palmera y repetir el proceso, siendo capaces por su vuelo de desplazamientos de hasta cinco kilómetros.

Ciclo vital Las hembras hacen las puesta en la corona de las palmeras. De los huevos salen las larvas, las cuales viven de 2 a 4 meses y pupa en un capullo realizado con fibras entrelazadas. Los adultos salen de ahí y siguen alimentándose del interior de la palmera.

¿COMO ACTUA?

El adulto hembra hace la puesta en la corona de las palmeras más tiernas. Las larvas (que viven de 2 a 4 meses) al crecer penetran por el capitel directamente al tronco alimentándose del sistema vascular del tallo y labrando galerías de hasta más de 1 metro de longitud. Come y tritura el tronco, produciéndose una fermentación (aumento de la temperatura en el interior y mal olor), por lo que aparece apelmazada la fibra del tallo.

 

Se prohíbe la poda para evitar el reclamo. El insecto adulto se encuentra fuertemente atraído por el olor de la savia fresca de la palmera.

Es una afección muy difícil de detectar en estados incipientes, de manera que cuando se detecta, el daño ocasionado a la palmera suele ser irreversible.

Síntomas: – Hojas centrales amarilleadas y marchitas. – Retorcimientos de las hojas más externas sobre el (nervio central que adquieren un color pajizo o se caen. – Fibra apelmazada. – Hojas secas en el ojo de la palmera. – Larvas en interior del tallo. – Capullos en la base de las tabalas (hojas).

El ataque a la larva es muy complicado de observar, puesto que se encuentra en el interior del tallo, y es por eso que la detección de los síntomas puede ser tardía, cuando el daño es muy elevado.

Galería oradada en el interior de una palmera

 

AVANCE DE LA PLAGA

El Picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus, Olivier 1790) también conocido como escarabajo o curculiónido ferruginoso es, potencialmente, la plaga más preocupante actualmente para los palmerales de las Islas Canarias.

Se trata de un insecto perteneciente a la familia de los gorgojos (curculiónidos) y es originario de las áreas tropicales del Sudeste Asiático y Polinesia. Hasta 1987 se encontraba en la caña de azúcar, y, debido a la importación de palmeras asiáticas para el mercado turístico del norte de África, se expandió a Egipto y zonas limítrofes.

Su entrada en España se produjo por el litoral andaluz a través de palmeras datileras adultas infestadas procedentes de Egipto y destinadas a la jardinería. Fue detectado por primera vez en la localidad costera granadina de Almuñecar en 1995 y, posteriormente, en localidades del litoral malagueño y de la Comunidad Valenciana (2004) en donde miles de palmeras están sufriendo desde entonces al ataque de este insecto.

Se ha detectado, principalmente, en la Palmera datilera (Phoenix dactylifera) y Palmera canaria (Phoenix canariensis). También en otras como el Cocotero (Cocos nucifera) y la Palmera de Guinea (Elais guineensis).
No se detecta su presencia en el resto de palmeras habituales en la jardinería.
Su particular apetencia por la Palmera canaria frente a otras especies es debida principalmente a su riqueza en savia, la mayor masa de tejidos y la falta de resistencia. En las Islas Canarias se detecta por primera vez en octubre de 2005 en las islas de Fuerteventura y Gran Canaria. Sin embargo, los especialistas dan por hecho que existe una plaga mayor de la descubierta hasta ahora.

Más información.

Publicado el

Como frenar la aparición de plagas

Le ofrecemos soluciones rápidas, seguras, y eficaces para eliminar las plagas…

Contrate ahora nuestros servicios ›››

Como frenar y controlar la aparición de plagas en su vivienda

Consejos y procedimientos para ACABAR CON LAS INVASIONES DE INSECTOS, RATAS Y RATONES…

Los cambios climáticos pronunciados y las altas temperaturas propias de las estaciones de primavera y verano favorecen que el hábitat humano se vea alterado por las comúnmente denominadas plagas urbanas. Cualquier grieta, desagüe o alcantarilla constituye un acceso idóneo para que cucarachas, ratas, ratones, hormigas, chinches, pulgas, termitas, mosquitos se instalen y reproduzcan en el interior de una vivienda.

CUCARACHAS

Es una de las invasiones de insectos más generalizadas. En España son de tres tipos. El másControl de cucarachas común en los domicilios particulares es el oriental, cuyo color es café oscuro y tiene unos tres centímetros de longitud. Pero, en la actualidad, cada vez es más frecuente que la cucaracha periplaneta americana -llegada a Europa de la mano de intensificación comercial, y cuya capacidad para volar y gran tamaño son sus rasgos característicos-anide en hogares.

La tercera especie, la cucaracha rubia o alemana, la de menor medida, es propia del sector hostelero, si bien, en ocasiones, puede sentirse atraída por el entorno humano.

Pese a las diferencias físicas, el comportamiento de todas ellas es muy similar. Les atraen el calor y la humedad, son más activas durante la noche y, debido a su aspecto aplanado, pueden introducirse fácilmente por oquedades o hendiduras, por minúsculas que éstas sean. Durante el día se ocultan en ranuras y huecos inaccesibles, en los que pueden pasar desapercibidas durante mucho tiempo.

El régimen alimenticio es variable, aunque son mayoritariamente omnívoras. Por tanto, se nutren con cualquier sustancia, en particular con comestibles azucarados o grasos, papel, cuero, cabellos, tela, goma, sangre seca, residuos de bebida e incluso con otras cucarachas. Los insectos adultos pueden resistir entre dos y cuatro semanas sin probar alimentos ni agua y su vida, en condiciones favorables, puede prolongarse durante unos nueve o 10 meses.

Estos animales se reproducen fácil y rápidamente, siendo los más prolífero los pertenecientes al tiempo de cucaracha rubia. Pero lo más preocupante es que ningún agente puede quebrantar la inmunidad de la que gozan sus embriones.

Todas las especies ponen sus huevos en pequeños recipientes en forma de cápsula, llamados ootecas una vez se han formado, con la excepción de la cucaracha alemana, que no se desprende de ellos hasta que los huevos están a punto de eclosionar.

El número de embriones de cada ooteca oscila entre los 15 y los 50 y el periodo de desarrollo varía en función del tipo de insecto y de las condiciones ambientales. Una semana después de haber completado su crecimiento, que pasa por tres estadios: huevo, ninfa y adulto, las cucarachas ya pueden empezar a aparearse.

Y es que no se trata sólo de que su aspecto no resulte agradable. Aunque no ha podido demostrase fehacientemente la relación de causalidad entre la acción de estos insectos y determinadas enfermedades concretas, es probable que las cucarachas sean responsables de la transmisión de gran cantidad de agentes patógenos para el hombre y los animales, como los del cólera, fiebre tifoidea, diarrea, disentería, hepatitis vírica tipo A, poliomielitis y lepra, además de los que se asocian a procesos alérgicos que provocan hinchazón y afecciones cutáneas.

Desinsectación. Los productos utilizados en la desinsectación deben poseer un doble efecto, el de choque o derribo y el residual o de persistencia, que es fundamental para asegurar la eficacia del tratamiento hasta que los huevos eclosionan. De lo que se trata es de bunkerizar la casa, de crear líneas de protección para que, en el momento que el insecto pase por ellas, muera.

Las zonas principales a tratar son el perímetro del rodapié, los marcos de las puertas, espacios húmedos, los motores de los electrodomésticos y, en general, todos aquellos huecos susceptibles de constituir un escondite.

El presupuesto global de este tipo de actuaciones profesionales se establece a discreción de cada empresa especializada, aunque depende fundamentalmente de dos variables: la dimensión de la vivienda y la magnitud de la problemática. Así las cosas, acabar con una invasión de cucarachas puede suponer para su economía doméstica un desembolso de entre 10.000 y 25.000 pesetas.

RATAS Y RATONES

Características de los roedoresLa presencia de ratas en hogares suele ser consecuencia de problemas de saneamiento más acentuados que en el caso de las cucarachas. Al igual que éstas, son animales muy proléros que pueden reproducirse entre una y 13 veces al año y que, en ocasiones, superan la veintena de crías por camada.
Las especies más comunes son la rata gris o de cloaca y la negra o campestre, ambas asociadas a la transmisión de la peste bubónica, la rabia y el tifus. Por su parte, los ratones suelen acceder a las viviendas de manera pasiva, es decir, trasladados de forma involuntaria por el hombre.
A diferencia de las ratas, que son capaces de crearse su propio refugio utilizando los incisivos, los ratones se esconden en oquedades ya existentes. Asimismo, son vectores de enfermedades peligrosas para la salud humana.

Para exterminar roedores, el procedimiento más efectivo es el empleo de sustancias venenosas de acción retardada, con la finalidad de que el animal no asocie la ingestión de alimento con su malestar físico. La metodología es similar para ratas y ratones, con la salvedad de que el menor tamaño de éstos -entre 6 y 9 centímetros- y la flexibilidad de sus hábitos alimenticios aconsejan una concentración de materia en cada caso.
Acción completa. Pero, además de este tratamiento de choque, es conveniente que, transcurridos de siete a 10 días, se lleve a cabo un proceso de desinfección y de desinsectación. En la primera fase lo que se pretende es erradicar el problema actuando directamente sobre los responsables del mismo.
Con el proceso posterior se busca eliminar ciertos perjuicios asociados a la estancia de las ratas o los ratones en una casa, como son el hecho de que hayan favorecidos insectos. Como con las cucarachas, para lograr una solución efectiva han de liquidarse los focos de origen. El coste ronda las 35.000 pesetas.

 

CHINCHES Y PULGAS

Eliminar pulgasProvocan al hombre picores e inflamaciones cutáneas. Por lo demás, la chiche es, ante todo, desagradable a consecuencia del fétido olor que emite, pudiendo provocar perturbaciones del sueño. La dificultad que entraña el acabar definitivamente con ellas radica en el hecho de que los huevos producidos en el apareamiento quedan en estado latente durante los meses de invierno y se abren en la primavera siguiente para comenzar un nuevo ciclo. Clases. La pulga, por su parte, provoca diversos efectos dependiendo de la especie a la que pertenezca. La de las ratas, por ejemplo, porta la enfermedad de la peste bubónica, aunque las más comunes son las pulgas del perro, las del gato y las del hombre, que hacen las veces de intermediarios de la tenia del perro.

El que estos insectos parásitos se instalen en viviendas hoy en día, es circunstancial y normalmente está vinculado a la existencia de animales de compañía en las casas. Para la limpieza de un domicilio infectado por alguno de estos visitantes de tamaño minúsculo son necesarias al menos dos aplicaciones de productos químicos destinados a tal fin, dejando transcurrir un espacio de tiempo de unos 15 días entre una y otra.

Los insecticidas más empleados son los de amplio espectro, ya que así se garantiza la desaparición de otros animales que podrían estar reproduciéndose en el lugar más recóndito de la casa sin que los inquilinos de la misma de la misma hubieran reparado aún en su existencia. El efecto residual de los productos empleados es de, aproximadamente, tres meses y el importe total del tratamiento puede ascender hasta las 40.000 pesetas.

 

HORMIGAS

Controlar hormigasUno de los insectos más sociales es la hormiga, que en ocasiones habita en cámaras o galerías excavadas en el suelo de las viviendas, constituyendo colonias con un acusado orden jerárquico. Los machos mueren tras el proceso de fecundación, pero las hormigas reinas y las obreras de muchas especies pueden vivir hasta 15 años.

Se trata de animales omnívoros que durante los meses de frío permanecen en las partes más bajas del hormiguero para instalarse en la superficie una vez que empieza a subir la temperatura.

Los expertos no coinciden a la hora de apuntar el proceso más conveniente para la desaparición de estas concentraciones de insectos. Uno de los métodos es, de forma similar al tratamiento contra ratas y ratones, la utilización de sustancias venenosas de acción retardada, que las hormiga obreras introducen en el interior de su colonia.

El problema radica en que cada tipo de hormiga tiene unas preferencias alimenticias y que dentro de un mismo tipo los hábitos pueden cambiar incluso varias veces a lo largo de una única semana.

Es por ello que lo que resulta verdaderamente difícil es la elección del soporte adecuado. Entre las técnicas más novedosas está la utilización de microcápsulas con un complemento activo en su interior que, por contacto, extingue la vida de las hormigas.

Estas cápsulas microscópicas quedan suspendidas en el aire después de haber sido pulverizadas y se abren debido a condiciones atmosféricas de humedad o a cambios bruscos de temperatura. El presupuesto de estas actuaciones es muy variable en función del tipo y de la cantidad de producto empleado.

 

SOLUCIONES GENERALES

Pero aún hay más. La visita de una cucaracha, de una rata o de una población de hormigas, salvo muy rara excepciones, indica que una deficiencia física en las instalaciones ha servido de puerta de acceso del animal a la vivienda.

Además, detectar la existencia de un roedor o de una cucaracha -así como de cualquier otro insecto- en una vivienda o local comercial hace suponer, de forma generalizada, que probablemente no se encuentre solo o que so prole esté diseminada por otros puntos cercanos, lo que obliga a actuar inmediatamente para evitar que la plaga pueda extenderse de una forma desproporcionada.

Es por ello que, junto al empleo de métodos químicos adecuados para cada caso que traten de erradicar el problema de inmediato, es tan importante o más descubrir el auténtico origen de la plaga, si lo que se busca es una solución a largo plazo y realmente eficaz. Para ello es preciso realizar, en ocasiones, reformas o mejoras de las instalaciones que, con el paso del tiempo, se han ido deteriorando y facilitando el acceso a estos animales. Sólo subsanando el mal estado de una tubería o sustituyendo ese cemento que había perdido fuerza evitaremos que estas plagas vuelvan a instalarse de nuevo en nuestras casas. Incluso, en determinadas ocasiones, lo mejor es efectuar tratamientos preventivos.

PALOMAS: muchos sistemas de control, pero poco eficaces

Las asociaciones encaminadas a neutralizar los efectos negativos provocados por la Más informaciónpresencia de palomas en las ciudades difieren sustancialmente de los métodos empleados para luchar contra el resto de las plagas. Para empezar, existe cierta ambigüedad y una falta de concreción en la legislación vigente sobre la protección si su lugar de residencia está instalado en el mobiliario urbano. Un exterminio parcial de palomas, por otro lado, resultaría ineficaz, ya que son animales de gran movilidad. Acabando con un grupo de ellas lo único que se conseguiría es que, días más tarde, otros ejemplares ocuparan su lugar. Recurrir a sustancias venenosas puede considerarse como una solución puntual, pero a su vez supone una problemática añadida. Las palomas sin vida se convierten, en muchos casos, en alimento de aves rapaces, éstas sí protegidas explícitamente por ley.

Enfermedades y problemas

A este animal, aparentemente inofensivo, se le atribuye la transmisión de más de 60 enfermedades. Pero no se trata únicamente de una cuestión sanitaria. Las palomas son el origen de importantes problemas estructurales y de convivencia.

Los daños que ocasionan son de índole muy diversa: desde arañazos o desperfectos causados por las garras o el pico hasta la degradación de los materiales que constituyen la infraestructura urbana por la acción de la acidez de sus excrementos.

Por el momento, lo único que puede hacerse es poner barreras físicas que impidan su ubicación, aunque constituye sólo una solución transitoria. Junto a medidas generales, hay dos sistemas específico, el de varillas y el de redes.

El primero de ellos persigue ahuyentar a la paloma y es característico de superficies que difícilmente podrían ser protegidas mediante una red. El tejido de malla es frecuente en los patios de luces.

Polillas: la invasión de moda

Los insectos voladores se han sumado este año de un modo significativo a las plagas urbanas típicas de la estación estival. Es muy probable que, en los últimos días, usted haya podido ver mariposas de pequeño tamaño y color grisáceo en el techo o paredes de su vivienda. Los expertos aseguran que no puede considerarse como una plaga propiamente dicha, ya que se trata de un tipo de polilla que no atenta contra la salud y que tampoco se alimenta de fibras textiles. Además, su vida en el interior de las casa suele ser efímera. Combatir su presencia es cuestión de utilizar sistemas tradicionales como los matamoscas.

Muy distinto es el caso de las termitas, que se han cebado con el madrileño barrio de Lavapiés.

El método preferible para prevenir los daños que producen es que los cimientos de los edificios no se construyan con sustancias susceptibles de ser devoradas por esta especie animal.

Pero una vez que el daño está hecho, lo más prudente es utilizar una sustancia química específica, con un alto grado residual, que se inyecta directamente en la superficie a tratar.

Los mosquitos, por su parte, son más molestos que perjudiciales para la salud, aunque se les relaciona con la transmisión de enfermedades víricas. Ante una alta concentración de mosquitos en estado adulto es preciso actuar sobre el autentico origen del problema, los embriones.

La acción de productos larvicidas puede complementarse con tratamientos insecticidas por contacto, que favorecen una reducción de la población adulta.

Cuando los mosquitos se convierten en problemas severos, lo más recomendable es la utilización de unos dispositivos que funcionan con descargas eléctricas, denominados técnicamente insectocutores.

En cualquier caso, las empresas especializadas en estos servicios nunca pueden ofrecer la erradicación total de la plaga en cuestión, sino, el control de la misma con la extrecha colaboración de los afectados.

Más información.

 

Publicado el

Plagas en palmeras

PLAGAS DE LAS PALMERAS

Los problemas que pueden tener las palmeras (y cualquier otra planta) se dividen en tres causas:

Plagas: insectos.
Enfermedades: hongos, bacterias y virus.
Trastornos o fisiopatías: frío, carencias de nutrientes, encharcamiento, etc..
Empezaremos en esta página con las plagas y en otras páginas se describen las enfermedades y trastornos.

Las palmeras tienen una particularidad importante: Sólo cuentan con un punto de crecimiento, el “cogollo”, las hojitas nuevas. Si el cogollo se muere, se muere la palmera. La excepción son las palmeras que cuentan con varios troncos, ya que si se muere uno, pueden seguir viviendo los demás.

Cogollo de palmera

Esto hay que destacarlo porque las plagas y enfermedades que les afectan, aún sin ser más peligrosas que para el resto de plantas, los resultados son definitivos si afectan al cogollo: la muerte del ejemplar.

Plagas

1. Araña roja
2. Araña blanca
3. Cochinillas
4. Cochinilla roja de la palmera
5. Taladro
6. Rosquilla negra o Lagarta parda
7. Trips
8. Picudo rojo
9. Coccotrypes dactyliperda
10. Margarita
11. Picudo de la palmera
12. Apate monachus
13. Mythimna joannisi
1. Araña roja

(Tetranychus urticae)
Araña roja: síntomas en hojas de Chamaedorea y adultos
Son unas arañitas visibles con lupa o con buena vista de cerca.

El aire seco favorece a estos insectos, por lo que es en primavera y verano cuando más proliferan.

Control

Es importante combatirla al observar su presencia.

Tratamiento fitosanitario con materias activas como Abamectina, Bifentrin, tezin, Dicofol, Dienocioro o Fenpiroximato.

Se debe aumentar la humedad y la ventilación de los interiores o invernaderos.

Un enemigo natural que se ha empleado en invernaderos es Phytoseiulus persimilis.

2. Araña blanca

(Polyphagotarsonemus latus)

Araña blanca

Otro ácaro que ataca a las hojas tiernas perjudicando su desarrollo.

Menos frecuente que la Araña roja.

Para combatirla se pueden usar los acaricidas mencionados anteriormente.

3. Cochinillas

Es una plaga muy frecuente. Hay diversas especies de Cochinillas:
Cochinillas con escudo (diaspinos)

Lepidosaphes, Chrysonphalus dictyospermi, Aspidiotus hederae, Parlatoria.
Cochinillas sin escudo (lecaninos)

Cocus hesperidium, Saisetia oleae, Ceroplastes sinensis.
Se localizan en todos los órganos aéreos.

En la zona invadida aparecen manchas amarillas ocasionadas por la succión de savia. También segregan melaza que favorece el desarrollo del hongo Negrilla, cubriendo la superficie de una impregnación negruzca.

La Cochinilla algodonosa (Pseudococcus citri, Pseudococcus adonidum, Pseudococcus longispinus) también suelen atacar las raíces de algunas especies, particularmente en ejemplares jóvenes, por ejemplo, de Kentia.

Control

Se deben eliminar las plantas o partes que se encuentren muy afectadas.

Se pueden combatir con productos específicos para cochinillas.
Las pulverizaciones se deben realizar con un intervalo de 2-3 semanas.

Rotar los productos fitosanitarios para evitar aparición de posibles resistencias.

4. Cochinilla roja de la palmera

(Phoenicococcus marlatti)

Cochinilla roja de la palmera

La Cochinilla roja es una especie subsahariana distribuida por el Norte de África. En Estados Unidos se introdujo en 1985 y en España se expandió a lo largo de los años noventa. Está causando estragos en los palmerales de Elche y aledaños.

Esta plaga se localiza en la base de las hojas tanto tiernas como adultas, siempre en zonas profundas al resguardo de la luz. También se sitúan en la base de la hoja que al cortarla permanece en el tronco, en la zona húmeda.

No ocasiona la muerte de la planta, aunque puede debilitarla o secar algunas de sus hojas.

Control

Desgraciadamente la manifiesta escasez de entomofauna útil que ejerza una acción de control sobre la plaga nos obliga a la intervención mediante tratamientos fitosanitarios; lográndose en el caso de la palma encapuchada un alto control de la plaga.

De los productos ensayados, el clorpirifos, microencapsulado a la dosis de 0,2% es tan eficaz como a la dosis de 0,4%.

El carbosulfan microencapsulado, a la dosis de 0,3 % también es un producto eficaz.

El propoxur espolvoreo, a la dosis de 150 grs. por palmera representa la alternativa del espolvoreo a los microencapsulados.

El diazinon microencapsulado a la dosis de 0,6% alcanza niveles de control suficientes en ambos tipos de palma, en cambio, a la dosis de 0,4% su eficacia desciende en palma real (89%).

5. Taladro

(Opogona sacchari)

Larva
Es una mariposa nocturna que se refugia durante el día debajo de los restos vegetales, rugosidades y grietas.

Es pequeña, unos 3 centímetros con las alas abiertas. Las larvas son de color claro al principio y más oscuro después de varios días, de 1,5 centímetros, pudiendo llegar a los 3 cm.

La mariposa vuela por la noche y su ciclo completo dura unos 3 meses. Hace la puesta, los huevos están 12 días y salen las larvas, que producen daños durante unos 50 días; pupa 20 días y adulto vive 6 días aproximadamente.

Las larvas excavan túneles, bien entre la corteza y la albura, bien en el cilindro central, dejando los túneles llenos de excrementos.

Se puede detectar por la afloración exterior de uno excrementos aglutinados por una especie de tela de araña.

Control

Como no llega hasta ellas productos por contacto o ingestión, es aconsejable utilizar insecticidas sistémicos vía foliar o radicular con intervalo entre 7 y 10 días en el comienzo de la primavera y el otoño mientras se observan larvas vivas, utilizando algunos de estos insecticidas: Metil clorpirifos, Fenitrotion, Fention, Metomilo (Lannate).

Como medida preventiva, evitar dejar al descubierto los sustratos donde las mariposas pueden depositar los huevos.

6. Rosquilla negra o Lagarta parda

(Spodoptera littoralis)

Rosquilla negra

Es una mariposa de hábitos nocturnos.

Las larvas se refugian durante el día bajo tierra y de noche salen a alimentarse de las hojas.

El peligro están en palmeras pequeñas porque en las de tronco de cierta altura no llegan desde el suelo.

Control

Para su control se pueden utilizar insecticidas sistémicos a base de Piretrinas, Clorpirifos, Bacillus thuringiensis, Diflubenzuron…

7. Trips

(Heliothrips haemorrhoidalis, Hercinothrips femoralis, Gynaikothrips ficorum)

Trip: síntomas y adultos

Son visibles a simple vista.

Estos pequeños insectos se localizan en las axilas y envés de las hojas, yemas, etc. Producen lesiones de aspecto plateado debido a que las células epiteliales se llenan de aire al ser raspadas y vaciados los jugos celulares, restando savia a la planta e impidiendo el normal desarrollo.

Control

Mantener los cultivos limpios de malas hierbas porque se refugian en ellas.

Efectuar tratamientos preventivos tanto en el suelo con un insecticida piretroide, como en las hojas, sobre todo por el envés, con Acefato, Malation…

8. Picudo rojo

(Rhynchophorus ferrugineus)

Picudo rojo
Fuente gráfica: Sociedad Española de Entomología Aplicada
(http://www.seea.es)
El Picudo rojo es la plaga más preocupante actualmente en las palmeras de España.

Originario de las áreas tropicales del Sudeste Asiático y Polinesia, este curculiónido está aumentando su área de distribución, habiendo colonizado la península Arábiga y detectado en Almuñécar (Granada) en 1994, donde miles de palmeras están sucumbiendo desde entonces al ataque de este insecto.

Huéspedes

Se ha visto en España en:

Palmera datilera (Phoenix canariensis)
Palmera canaria (Phoenix dactylifera), principalmente en pies machos de esta palmera.
No se detecta en el resto de palmera habituales. Sí en otras como el Cocotero (Cocos nucifera) y la Palmera de Guinea (Elais guineensis).

Biología

Es un gorgojo de la familia de los Curculiónidos, muy vistoso, con rostro alargado y curvado, de 2 a 5 cm de largo y 1,2 de ancho, de color marrón oxidado.

Las larvas no tienen patas y son de color amarillo marfil con la cabeza rojiza (5 centímetros en su máximo crecimiento) provista de poderosas mandíbulas.

Las hembras hacen las puesta en la corona de las palmeras. De los huevos salen las larvas, las cuales viven de 2 a 4 meses y pupa en un capullo realizado con fibras entrelazadas. Los adultos salen de ahí y siguen alimentándose del interior de la palmera.

Síntomas

La larva penetra por el capitel directamente al tronco, labrando galerías de hasta más de 1 metro de longitud.

Las galerías parten de la corona y se ramifican en el interior del tronco.

Las hojas centrales amarillean y se marchitan, de forma que en pocas semanas, la práctica totalidad de la corona se ve afectada originando la muerte de la palmera.

Si las galerías dañan la yema apical, la palmera muere.

Los síntomas se manifiestan con retorcimientos de las hojas más externas sobre el nervio central que adquieren un color pajizo o se caen.

Los daños causados por las larvas son visibles muy tarde, y cuando los primeros síntomas de infestación aparecen, son tan graves que resultan generalmente en la muerte de la palmera.

Control

Realizar seguimientos de vuelo de adultos y confirmar su presencia mediante trampas cebadas con atrayentes sintéticos (feromonas de agregación y sinérgicos vegetales o cairomonas).

Las palmeras muy afectadas o muertas deben arrancarse y quemarse para evitar la salida de adultos y su dispersión.

El método ensayado más eficaz ha sido las inyecciones de tronco. Es más eficaz si se complementa con tratamientos insecticidas en pulverización foliar sobre la corona de la palmera.

Parece ser que el control biológico es el más efectivo contra la plaga. Se están utilizando productos como el 4-metil, 5-nonanol y el etil 4-metil lactonato, que funcionan como hormonas de agregación.

Realizar riegos muy abundantes en junio y julio.

Aplicar dosis dobles nutricionales para potenciar la subida de savia.

En la prevención resulta esencial la exigencia del pasaporte fitosanitario a las palmeras de importación; así como la inspección de las palmeras procedentes de países no pertenecientes a la Unión Europea y su sometimiento a medidas de cuarentena previas a su introducción.

La causa de la rápida progresión de esta plaga debe imputarse al transporte de palmeras jóvenes o adultas e hijuelos de áreas contaminadas a áreas sanas.

Por ejemplo, todo indica que los primeros picudos fueron introducidos en España con palmeras adultas importadas de Egipto.

9. Coccotrypes dactyliperda

Coccotrypes dactyliperda

Este pequeño coleóptero escolítido con una amplia distribución en la zona mediterránea.

Provoca daños en las semillas de las palmeras, penetrando en ellas, tanto verdes como maduras, alojándose en su interior, también provocan daños en el cuello de las plántulas ya que provocan galerías ascendentes desde el suelo hasta el rosetón de hojas.

Las plantas afectadas presentan síntomas de marchitez por oscurecimiento de los tejidos. En los frutos las galerías son irregulares, penetrantes y profundas.

El individuo adulto perfora el fruto y el hueso donde hace la puesta, y la larva daña el hueso y la plántula recién germinada.

Se pueden observar orificios en los dátiles afectados y provocar la caída de los frutos inmaduros.

Control

– Su control no resulta nada fácil debido a su localización. Se recomiendan productos que actúen por inhalación.

– Efectuar tratamientos al suelo con Lindano, Malation, Clorpirifos, de forma controlada para evitar fitotoxicidades y aparición de resistencias.

– Es aconsejable desinfectar las semillas antes de su siembra con Fosfuro de aluminio.

– Se deben eliminar las partes infectadas.

10. Margarita

(Pentodon punctatus)

Es un taladrador que en estado larvario presenta un cuerpo blanco y cabeza pardo oscuro provista de unas potentes mandíbulas.

Provocan daños en raíces y estípite llegando a excavar galerías en el tallo de la palmera ascendiendo hasta el cogollo, pudiendo llegar a destruir la planta, o provocar daños en el estípite, al punto de que se pueda romper.

Al observar los primeros taladros se practicarán fumigaciones con Oncol 20 LE a dosis de 0’5% directamente a los agujeros excavados y a lo largo del tronco.

11. Picudo de la palmera

(Diocalandra frumenti)

Picudo de la palmera

Se trata de un coleóptero que ocasiona la seca de las hojas interiores y la formación de pequeñas galerías en el raquis de la hoja que pueden afectar a los haces vasculares, provocando en este caso graves daños a la palmera.

En el corte de la poda se aprecia la superficie cribada por los orificios de las galerías.

En seis u ocho meses, una palmera infectada se seca y muere. Afecta, entre otras, a la Palmera datilera (Phoenix dactylifera).

Control

Realizar tratamientos a base de Carbaril, presentado como polvo mojable.

12. Apate monachus

Apate
Es un coleóptero que causa enormes daños en las Palmeras datileras del norte de África.

Es de color marrón oscuro brillante y suele atacar fundamentalmente a palmeras jóvenes.

Las larvas perforan galerías en los nervios principales de las hojas dando lugar a un progresivo amarilleo de las hojas hasta que finalmente acaban secándose. Estas galerías son de dimensiones considerables, y en cada una de ellas puede haber varias larvas. Frente a estos daños la palmera se defiende emitiendo una sustancia espesa y gomosa.

Control

Eliminación y quema del material infectado.

13. Mythimna joannisi

Es un lepidóptero originario del continente africano y distribuido en el territorio español.

Su ciclo biológico consta de una generación anual. La oruga inverna en el interior de la palmera y los adultos emergen durante junio-julio.
Se trata de una plaga especialmente importante en los viveros, por ejemplo, en Palmeras datileras.

En las plantas de maceta la oruga taladra la parte central y consume el cogollo de la palma. La planta sufre un importante retraso en su desarrollo y al crecer. Las hojas afectadas manifiestan los orificios de la oruga al taladrarlos. Aunque esta plaga no llegue a provocar la muerte de las palmeras, produce daños estéticos que ocasionan fuertes perjuicios en el vivero.

Control

Se trata de una plaga difícil de controlar, por tanto los medios de lucha se basan en la eliminación del material vegetal infectado.

Más información.

www.floresalud.es

FONDO DEL MAR EN CALETA DE ABAJO – CANARIAS