Publicado el 3151Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Fsube-precio-del-dieselSube+precio+del+di%C3%A9sel2018-10-15+16%3A26%3A33FUMIGACIONES+CANARIAShttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2F%3Fp%3D3151

Sube precio del diésel

Sube diésel
Sube el precio del diésel, ¿cómo me afecta?
El incremento del impuesto al diésel aumentará el gasto de las familias en combustible en 200 euros anuales por vehículo y propiciará el alza de precios de otros muchos productos.

En España por cada litro de diésel se cobra un impuesto de 0,368 euros (más IVA). Esta cifra es inferior a la media de la Unión Europea, cuya Comisión (CE) ya ha avisado al Gobierno acerca de la escasez recaudada por sus impuestos relacionados con el medio ambiente. Porque en Europa, de media, se pagan 0,462 euros por litro y el IVA es del 22 %, según la CE. Ante las peticiones de Europa, y como medida ambiental -y también recaudatoria-, en nuestro país se pretende subir el precio del diésel, que coincidirá lo más seguro que con el inicio del nuevo año. ¿Qué consecuencias tendrá sobre los conductores? ¿Y sobre las empresas y consumidores? En las siguientes líneas damos respuesta estas y otras cuestiones de envergadura respecto a la subida del impuesto al diésel que se avecina.

Subida del precio del diésel, una medida recaudatoria
En enero de 2019, si se aprueba la subida del impuesto, el precio del diésel se incrementará de manera irremediable ¡y llenará las arcas del Estado! La medida, auspiciada por el anterior Gobierno (PP) y continuada por el de Pedro Sánchez (PSOE), tiene más tintes recaudatorios que medioambientales. Se prevé que, traducida a ganancias, esta subida al diésel suponga para el Estado un ingreso de 2.140 millones de euros, según las estimaciones de los expertos.

De un día para otro, el 1 de enero, “cada litro de combustible diésel costará 15 céntimos de euro más, lo que supone una ganancia segura para el Estado”, afirma Daniel Rodríguez, economista y autor del blog Tu economista de cabecera. En estos casos, el Estado siempre gana porque estamos ante un producto “cuyo consumo no disminuye conforme aumenta el precio”. En los últimos 20 años, los impuestos al diésel han subido un 42 % y tanto el parque de vehículos como el consumo de carburante no han parado de crecer. ¿Por qué? La razón estriba en que son muchas las familias que necesitan el coche para hacer sus tareas diarias y, por eso, “las subidas de impuestos del diésel no afectan a su consumo y son ineficientes como herramienta de lucha contra los grandes retos medioambientales que tenemos”, indica el economista.
Más datos. En los últimos siete años, el importe del gasóleo antes de impuestos ha decrecido, sin embargo, “los impuestos asociados a cada litro de este combustible se han incrementado un 11 %”, aclara.

Cómo fabricar biodiésel en casa por 20 céntimos, ¡y sus peligros!
¿Cómo afectará a los consumidores? 200 euros más al año por coche
En España hay 17,9 millones de vehículos diésel, más de la mitad de nuestro parque móvil. La subida de 15 céntimos por litro de diésel afectaría a unos 10,5 millones de familias (muchas tienen más de un coche), que abonarán unos 340 euros adicionales al año por este concepto, señala Daniel Rodríguez. Así las cosas, “el incremento de gasto por vehículo diésel estaría en torno a los 200 euros al año, muy lejos de los 3,3 euros mensuales anunciados por la ministra de Hacienda Mª Jesús Montero”, indica el experto. Sin embargo, desde el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo se indicaba que, en principio, la subida se haría de manera gradual, por lo que el aumento no será de 15 céntimos desde este enero, sino menor.

En el caso de las empresas, el alza de precio del diésel las deja en una situación no menos grave. Para muchas de ellas -la gran mayoría- el diésel es un input más (una materia prima). Existen muy pocas compañías que no dependan de este combustible, en mayor o menor medida, para operar, y con la subida de precio les saldrá más caro hacerlo.

La subida del importe del diésel se convertirá en un incremento de los precios de los productos
Esto, además, afecta de lleno al consumidor. ¿Por qué? La respuesta es sencilla: la subida del importe diésel y, por tanto, el mayor coste al fabricar implica también un incremento en los precios de los productos. Así, al subirlos, habrá una menor renta disponible de las familias, a la par que menores rentabilidades para las empresas, “lo que puede acarrear más cierres, concursos de acreedores, despidos, etc.”, argumenta Rodríguez.

¿Hay alternativas a la subida del diésel?
La subida de diésel, en opinión del economista Daniel Rodríguez, “no tiene nada que ver con los protocolos anticontaminación”. En Madrid, por ejemplo, hay muchos más problemas de contaminación cuando el frío comienza a dar la cara y hay que encender las calderas, muchas de ellas muy antiguas… “Y de eso nadie habla”, incide.
Pero además de modernizar las calderas, habría otras alternativas mejores que las subidas al diésel para luchar contra la contaminación y el uso desproporcionado de los vehículos. La revolución digital nos ofrece muchas herramientas como fomentar el teletrabajo, abrir la puerta a la economía colaborativa o impulsar la e-administración. “Todo ello haría innecesarios muchos de esos trayectos que quieren gravar. Pero, claro, eso no es una fuente de recaudación”, sentencia el experto.

Etiquetas: coche, combustible, diésel, impuestos, motor

Fuente: Eroski Consumer

Publicado el 3084Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Flas-patatasLas+patatas2018-09-24+12%3A27%3A53FUMIGACIONES+CANARIAShttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2F%3Fp%3D3084

Las patatas

Papas con mojo
Patatas: diccionario de bolsillo para reconocer las variedades (y sus usos).

Ni todas las patatas son iguales ni sirven para todas las recetas, pero hay una forma de prepararlas que permite consumirlas sin que se note en la báscula.

Las patatas se encuentran en la base gastronómica de nuestro país. Algunas de nuestras recetas favoritas, como la tortilla, no existirían sin ellas. Además de ser ricas, también son económicas, nos sacian y rinden mucho en la cocina. Eso explica que sean un éxito de ventas. Según los datos más recientes del Ministerio de Agricultura, representan casi el 1,7 % del presupuesto que destinamos a comprar comida y bebida para consumir en casa. Cada uno de nosotros se deja algo más de 25 euros al año en este alimento, del que comemos unos 30 kilos anuales, es decir, 2,5 kilos al mes. En estas cifras se incluyen todas las presentaciones de patatas -hasta las procesadas o las congeladas-, aunque la tendencia de consumo es muy clara: el 75 % de las patatas que metemos en carro de la compra son frescas. Pero ¿cuánto sabemos sobre ellas? ¿Elegimos las mejores para cada receta? Si cuando escucha ‘Monalisa’ solo piensa en Leonardo Da Vinci o con la expresión “Red Pontiac” le viene a la mente la imagen de una mítica marca de coches, quizás le interesen las siguientes pistas para conocer mejor lo que come y afinar las elecciones de compra.

Patatas nuevas, de estación y viejas

El nombre lo dice (casi) todo. Las nuevas se recogen en primavera, antes de que acaben de madurar; las de estación, durante el verano, cuando están en su punto justo de maduración; y las viejas, en otoño, después de haber pasado varias semanas bajo la tierra. ¿Dan lo mismo unas que otras? No. El momento en que se recolectan determina que tengan características nutricionales diferentes y que se ajusten mejor a unas recetas que a otras.
Nuevas (marzo-junio). Su piel es más fina, tienen un sabor más suave, más cantidad de agua y son más tiernas que las demás. También contienen menos almidón. Aguantan bien el hervor y la fritura.
De estación (julio-septiembre). Están en su punto justo. Duran más que las nuevas y tienen menos agua, pero son las más versátiles de todas. Resisten bien las distintas técnicas culinarias y se pueden utilizar para todo tipo de recetas. Un comodín.
Viejas (octubre-noviembre). Contienen más almidón (es decir, más hidratos de carbono complejos) y son más secas que las otras. Su sabor es más intenso y su piel, gruesa y áspera, las protege del entorno. Su textura es idónea para hacer purés o guisos, ya que le aporta cuerpo a este tipo de recetas.

Patatas con nombre propio

Además del momento de recolección, las patatas se pueden clasificar por variedades. Hay cientos, pero estas son las más habituales en el mercado local:

– Red Pontiac. Tiene la piel roja y la pulpa blanca. Es rica en almidón. Muy buena para guisar.
– Agria. Es de piel tostada y pulpa amarillenta. Tiene la forma algo alargada. Perfecta para freír.
– Fénix. Redonda y no muy grande, tiene la piel de color amarillento, con hundimientos de tamaño medio. Idónea para estofados: se mantiene entera al cocer y ayuda a espesar la salsa.
– Monalisa. De forma redondeada, cuenta con la piel y la pulpa casi del mismo color, amarillo pálido. Es una patata comodín porque resiste bien las distintas técnicas de cocinado.
– Kennebec. Algo alargada, de piel tostada y pulpa blanca, queda muy bien asada y hervida.

¿Patatas fritas? Atención a las calorías

Las técnicas de cocción modifican los alimentos, y las patatas no son la excepción a esta regla. Las patatas fritas, comparadas con las patatas hervidas, tienen más del triple de calorías y 125 veces más cantidad de grasa (procedente del aceite).
Por eso es tan importante escoger un aceite de calidad y cuidar que esté limpio antes de realizar la fritura. “Las grasas menos recomendables para freír son las trans y aquellos aceites vegetales que son altos en grasas poliinsaturadas, ya que se oxidan fácilmente. Al calentarse por encima de cierta temperatura, generan gran cantidad de toxinas”, apunta el dietista-nutricionista Juan Carlos Montero. La mejor opción es el aceite de oliva.
Después de freír, es clave escurrir bien las patatas y colocarlas sobre un papel absorbente. Y, por supuesto, hay que intentar que las patatas fritas tengan una presencia ocasional en nuestra dieta.

Cómo cocinar las patatas para adelgazar

Se suele pensar en las patatas como un alimento calórico y que engorda, pero esta descripción no es justa del todo. Una cosa es comer patatas fritas con regularidad, y otra muy distinta es tomarlas hervidas, al microondas o al horno. Los aderezos (y sus cantidades) también influyen en el perfil nutricional: no es lo mismo usar mayonesa o condimentar con kétchup y una lluvia de sal, que emplear un hilo de aceite de oliva y un poco de pimentón.
Las patatas tienen poco sodio y bastante potasio, una combinación que ayuda a regular la presión arterial. Y hay algo más: si estamos cuidando nuestro peso, la mejor manera de comerlas es hervidas y frías. ¿Por qué? Por el almidón resistente. Cuando las patatas están frías, el almidón cambia y se resiste a la digestión; nuestro organismo lo elimina casi intacto. Las patatas frías (también el arroz) nos llenan pero no nos “engordan”.

Etiquetas: patatas, papas

Fuente: Eroski Consumer

Publicado el 2177Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Fmotivos-para-dejar-de-fumarMotivos+para+dejar+de+fumar2017-10-25+12%3A39%3A36FUMIGACIONES+CANARIAShttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2F%3Fp%3D2177

Motivos para dejar de fumar

Fumador
Decálogo de motivos para dejar de fumar. Dejando los cigarrillos será menor, en un corto plazo, el riesgo de infarto, ictus cerebral y cáncer.

Los farmacéuticos de Cataluña han puesto en marcha una campaña con motivo de la ‘Semana sin Humo’ en la que ofrecen un total de diez razones para convencer a todos aquellos que estén dispuestos a tirar la cajetilla de tabaco a que lo hagan definitivamente. Entre ellas, incluyen la prevención de varias enfermedades y la mejora notable de la función pulmonar, pero también otras más psicológicas como son el aumento de la libertad y la autoestima, o materiales como el ahorro importante que supone.
“Fumar provoca graves enfermedades: el 85 por ciento de los casos de cáncer de pulmón, un 50 por ciento de los tumores de vesícula, el 35 por ciento de los infartos y cerca del 85 por ciento de las enfermedades broncopulmonares obstructivas crónicas”. Así lo advierten las farmacias del ámbito de la comunidad de Cataluña, que han lanzado un decálogo de motivos para dejar de fumar aprovechando esta ‘Semana sin Humo’.

1.- Dejar de fumar es la decisión más importante que puedes tomar para prevenir un infarto, un ictus cerebral, una insuficiencia respiratoria crónica o un cáncer.
2.- Mejorará tu función pulmonar: te sentirás más ligero para afrontar cualquier reto físico, desde subir unas escaleras a hacer una media maratón.
3.- Mejorará tu sexualidad y fertilidad.
4.- Si estás embarazada, además de beneficiarte tú misma, disminuirán las complicaciones en la salud del futuro bebé y en el parto.
5.- Volverás a sentir los olores y a saborear la comida. Y desaparecerá la carraspera de primera hora de la mañana.
6.- Tu piel lucirá un nuevo aspecto, disminuyendo las ojeras y la palidez cutánea.
7.- Preservarás la salud de quienes te rodean.
8.- Aumentará tu libertad y autoestima.
9.- Ahorrarás. Calcula cuánto dinero te supone el tabaco a lo largo del año y haz una lista de todo lo que podrías hacer con esa cantidad.
10.- Es un reto personal y puedes hacerlo: millones de personas, incluso con una dependencia altísima, han abandonado el consumo de tabaco.

Los beneficios se notan incluso a corto plazo
En el marco de esta campaña, en la que participan la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (Camfic), la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (Aificc) y el Consejo de Colegios Farmacéuticos de Cataluña (CCFC), junto con la Agencia de Salud Pública de esta comunidad, se indica también que los beneficios son muchos y que se empiezan a notar incluso a corto plazo.
Así, en las primeras 24 y 72 horas mejora la respiración, el olfato y el gusto, y ya disminuye el riesgo de infarto, mientras que entre la segunda semana y la duodécima aumenta la resistencia corporal para andar y correr, mejora el aspecto de la piel y disminuyen las ojeras y la palidez cutánea, además de la halitosis.

Además, entre uno y cinco años después se reduce un 50 por ciento el riesgo de infarto y disminuye la posibilidad de cáncer de cavidad oral, esófago y vesícula, y a partir de los diez años se reduce también a la mitad el riesgo de sufrir un cáncer de pulmón, mientras que la posibilidad de infarto y de enfermedades cardiovasculares es similar a la de una persona que no haya fumado nunca.

Una ayuda inestimable
Más allá de los diez motivos que esgrimen los farmacéuticos catalanes para animar a que los fumadores dejen el tabaco, tanto estos profesionales como los enfermeros de los centros de salud recordarán a todos los interesados que ellos son unos buenos aliados en su propósito. De hecho, lucirán una chapa común en la que se puede leer la frase: ‘Te puedo ayudar a dejar de fumar’.

En esta tarea de apoyar a los que quieren convertirse en ex fumadores, los farmacéuticos de esta comunidad cuentan además con herramientas como la recientemente actualizada ‘Guía de intervención farmacéutica para el abordaje del fumador desde la farmacia comunitaria’, elaborada por el CCFC y en la que se pueden encontrar desde los más recientes tratamientos hasta elementos para determinar el grado de motivación necesario para dejar el tabaco y la dependencia de la nicotina.

Esta es una de las guías de actuación farmacéutica elaboradas desde la entidad con el objeto de facilitar a estos profesionales la actualización en consultas que son muy frecuentes en la farmacia y a las que se da continuamente respuesta. Otros ejemplos en esta línea son, para otros temas más allá del de los cigarrillos, la ‘Guía de actuación farmacéutica en dolor de garganta’ o la ‘Guía de seguimiento farmacoterapéutico con sistemas personalizados de dosificación’. Incluso está previsto editar en breve una nueva dedicada a la rinitis alérgica.

Etiquetas: cigarrillo, fumar, tabaco

Fuente: Eroski Consumer