Publicado el

Cucarachas Periplaneta Americana

Cucarachas
Periplaneta americana, una plaga con recursos.

La cucaracha americana (Periplaneta americana) es una de las especies de insectos más grandes que vive en estrecha proximidad con los humanos. De rápido crecimiento y alta fecundidad, la P. americana es una plaga con recursos: puede regenerar sus tejidos dañados, posee receptores del olor extremadamente desarrollados y un sistema inmunitario envidiable.

Periplaneta americana, una plaga con recursos

La plasticidad en su capacidad de adaptación es crucial para la supervivencia de una de las plagas urbanas más comúnes: las cucarachas.
Entre ellas, la llamada cucaracha americana (Periplaneta americana), que en realidad tiene su origen en África y fué introducida en Ámerica en el siglo XVI.
Científicos chinos la han tomado como modelo para estudiar la biología de estos insectos de metamorfosis incompleta, y el análisis genético que han realizado revela aspectos de su gran capacidad de adaptación al entorno.
Sus recursos para sobrevivir podrian despertar admiración y hasta simpatia por este insecto, si no fuera por su capacidad también para transmitir organismos causantes de enfermedades, como bacterias, protozoos y virus y desencadenar reacciones alérgicas y asma en ciertos personas.

Amplio repertorio de genes de adaptación

En comparación con otros insectos, la genética de P. americana es rica en genes asociados con habilidades de adaptación al medioambiente, como la quimiorecepción y la desintoxicación.
Esto afirman los investigadores chinos, tras comparar su repertorio de genes con el de 12 especies de insectos, incluidos tres del orden de los blatodeos (al que pertenecen las cucarachas): la cucaracha alemana (Blattella germanica) y las termitas Zootermopsis nevadensis y Macrotermes natalensis.
Curiosamente, se vio que P. americana comparte sólo el 75% de identidad de secuencias con B. germánica, mientras que comparte el 79% con Z. nevadensis y el 80% de M. natalensis. Este hallazgo sugiere que la cucaracha americana está más relacionada con las termitas, al menos con las dos analizadas, que con la cucaracha alemana.
La cucaracha americana es un carroñero omnívoro, que se ha adaptado al estilo de vida y las fuentes de alimento humanos. Esta adaptación está principalmente mediada por la comunicación química y las capacidades para tolerar factores químicos y biológicos, como toxinas o agentes patógenos. Por lo tanto, el estudio analizó las vías de señalización que participan en la quimiorrecepción, la desintoxicación y la inmunidad del insecto.

Receptores quimiosensoriales bien dotados

En los insectos, los estímulos quimiosensoriales son reconocidos principalmente por tres familias de receptores quimiosensoriales específicos: receptores olfativos (ORs), receptores gustativos (GRs) y los receptores ionotrópicos de glutamato (IR).
En el genoma de P. americana se hallaron 154 receptores olfativos, mientras que otras especies de blatodeos presentan tan sólo la mitad. Este amplio repertorio de receptores olfativos podrian ayudar a la cucaracha a detectar más fácilmente el rastro de olor de los alimentos, especialmente los fermentados, por los que tiene predilección.
Con el gusto tampoco se queda atrás. Entre su material genético se hallaron 522 receptores del gusto, que los autores consideran la cifra más elevada de estos receptores reportada en insectos hasta la fecha.
Curiosamente, 329 de estos receptores forman un clado específico y se anotaron como posibles receptores de sabores amargos. La capacidad de identificar sabores amargos generalmente se considera un sistema de autoprotección para tolerar alimentos amargos y tóxicos.
La expansión masiva de receptores amargos en P. americana puede explicar cómo esta especie omnívora y oportunista es capaz de adaptarse a diversas dietas, en una gran variedad de ambientes.
Finalmente, la familia de genes relacionados con los receptores ionotrópicos de glutamato también han experimentado una expansión sustancial, con un total de 640. Los IRs median la comunicación neuronal en las sinapsis dentro del sistema nervioso y modulan la plasticidad sináptica, que determina la capacidad de percepción de estímulos del medio.
Teniendo en cuenta estos resultados, los autores sugieren que la estupenda dotación en las familias de genes relacionados con la quimiorecepción puede contribuir a la capacidad de la cucaracha americana para discriminar, con gran precisión, las señales ambientales.

Sistema contra patógenos y sustancias tóxicas

Las cucarachas generalmente viven en áreas húmedas e insalubres y son particularmente aficionadas a los alimentos fermentados; por lo tanto, tienen numerosas posibilidades de estar expuestas a microbios y patógenos.
Los insectos dependen exclusivamente de su sistema inmune innato para combatir los microbios que los pueden infectar. Su respuesta inmune está mediada principalmente por tres vías principales de señalización. Tras la infección por bacterias y hongos, estas vias se activan, provocando la sintesis y secreción de péptidos antimicrobianos en la hemolinfa del insecto, donde pueden matar a los microorganismos invasores. En el genoma de P. americana estas tres vias, y los componentes clave que actúan en ellas, están extensamente representadas.
Lo mismo ocurre con su sistema natural de desintoxicación, que incluye varias enzimas y transportadores xenobióticos, que son cruciales para que los insectos sobrevivan a numerosas toxinas.
Por lo tanto, las expansiones de estos dos clanes de genes pueden beneficiar a las cucarachas en su resistencia a los insecticidas y su supervivencia en condiciones extremas.

Desarrollo controlado según las condiciones ambientales

Esta cucaracha es, entre las comúnes, la que tiene un mayor tamaño corporal, hasta alcanzar los 53 mm de largo. Muda entre 6 y 14 veces antes de completar la metamorfosis y tiene uno de los ciclos vitales más extensos entre estos insectos, aproximadamente 700 días.
La muda y la metamorfosis de los insectos están reguladas de forma coordinada por hormonas, que se antagonizan entre si para definir el crecimiento en los estadios de larvas y ninfas. En el estudio también se pudo constatar que las vias de señalización para regular el desarrollo están bien representadas en el genoma de P. americana.
Los autores consideran que la cucaracha americana puede crecer rápido o lento, mudar más o menos, y reproducirse abundantemente o no, dependiendo de las condiciones en las que vive, lo cual es consistente con su fuerte capacidad de adaptación controlada por hormonas.

Patas que vuelven a crecer

Por último, cabe destacar la impresionante capacidad de P. americana para regenerar apéndices dañados o perdidos durante las etapas de ninfa.

Los investigadores registraron la regeneración de segmentos faltantes de patas después de una muda, realizando una amputación sistemática de la extremidad metatorácica, incluyendo los cinco poditos (segmentos de la pata). La capacidad de P. americana para regenerar la extremidad ausente y el grado de recuperación dependieron de los índices de severidad del trauma. Esta sorprendente capacidad para la cicatrización de heridas y la regeneración de tejidos está también codificada en su genoma.

Fuente: The genomic and functional landscapes of developmental plasticity in the American cockroach, Nature

Publicado el

Los piojos

Piojos y liendres
Los piojos: cómo evitar el contagio.
Estos parásitos se contagian solo con rozarse el pelo o por intercambiar cepillos, coleteros, diademas e, incluso, auriculares o gafas de sol.

La llegada de las altas temperaturas y la humedad propician las condiciones idóneas para que los piojos se reproduzcan y se extiendan. Además, es muy fácil contagiarse de estos parásitos. Basta, por ejemplo, con ponerse la gorra de un compañero, una acción tan sencilla y común en los campamentos de verano de los niños. Este artículo describe cómo prevenir la infestación de piojos, cuál es la manera más adecuada de eliminarlos y qué dice la evidencia científica sobre los tratamientos naturales utilizados para acabar con ellos.

Prevenir los piojos: evitar el contacto
Cada año, igual que ocurre cuando empieza el periodo escolar, con la llegada del buen tiempo llegan los piojos que tanto traen de cabeza a los padres. Los campamentos y actividades de verano, la humedad y el calor son las condiciones adecuadas para que se reproduzcan y se extiendan. Los datos disponibles apuntan que son los niños de 3 a 11 años y sus familias quienes los adquieren con mayor frecuencia. Se contagian al tocarse o rozarse con el pelo o por el intercambio de cepillos, gorras o sombreros, coleteros, pinzas, ganchos, diademas e, incluso, auriculares o gafas de sol.

Si no hay infestación, no sirve para nada utilizar lociones, champús o cualquiera de los productos disponibles. La Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria señala que no existe evidencia científica que sustente el empleo de estos productos, incluso el uso de vinagre, como repelentes o preventivos. Hasta utilizar estos productos insecticidas sin infestación, además de causar efectos secundarios, también podrían generar resistencias al tratamiento. Por ello, solo deben usarse en las personas en las que se haya detectado un insecto vivo.

Tratamiento de los piojos: novedades
Los tratamientos solo deben aplicarse a las personas en las que se haya detectado un piojo vivo.
Hace poco, la Academia Americana de Pediatría, en un artículo publicado en Pediatrics, advertía de que los brotes de piojos en los pequeños pueden tratarse de manera eficaz sin restringir a los afectados su entrada a la escuela u a otras actividades: pueden ser tratados en casa y al día siguiente acudir a sus ocupaciones.
Pero el tratamiento, cuando hay infestación activa, debe realizarse con derivados de los piretroides, sobre todo la permetrina al 1% en crema o loción, un producto que es de venta libre. El tratamiento debe repetirse nueve días más tarde y, si es necesario, otra vez más pasados nueve días.

Desde la Asociación Española de Pediatría señalan que estos productos se pueden utilizar desde los tres meses de edad, aunque en menores de dos años, es más recomendable retirar los parásitos y sus liendres solo a mano. No obstante, en todos los casos que se aplique el producto, luego hay que quitar piojos y liendres a mano o mediante una lendrera (peine con una gran cantidad de púas muy juntas).
Una vez aparecen piojos en un miembro de la familia, habría que revisar de manera meticulosa la cabeza al resto. Desde la Academia Americana de Pediatría no aconsejan el uso de productos naturales, pero señalan que una medida que puede ayudar a poner freno a la infestación familiar es lavar fundas de almohadas y tratar los cepillos y peines.

Los especialistas recalcan en Pediatrics que hacer revisiones regulares de la cabeza de los escolares contribuye a detectarlos a tiempo y disminuye el tiempo de tratamiento. Sin embargo, ante su presencia, recomiendan a los progenitores no alarmarse en exceso: no es un problema de salud ni son los piojos propagadores de enfermedades.

Productos naturales contra piojos: pocas evidencias científicas

Son muchas las soluciones naturales que se emplean tanto en prevención como en el tratamiento contra piojos. De coco, de lavanda, de árbol de té, entre otros, en forma de aceites o esencias… Pero, ¿hay alguno que disponga de estudios suficientes que avalen su eficacia?
Un trabajo publicado en BCM Dermatology sugería en 2011 que una mezcla de aceite de oliva y aceites esenciales de árbol de té y de lavanda tenía un efecto pediculicida, esto es, que ayuda a eliminar los piojos y sus liendres. Pero, de momento, estas investigaciones son anecdóticas y todavía no hay suficiente evidencia que sustente su uso. El vinagre, que se recomienda por su efecto de eliminar la adherencia de la liendre al pelo, ya sea en frío o en caliente, tampoco ha demostrado su eficacia.
Además, en muchos de estos productos no se ha establecido su nivel de seguridad, sobre todo en menores de 12 años, en mujeres embarazadas o lactantes, por lo que Agencia Europea del Medicamento no aconseja su utilización. Por otro lado, hay que recordar de que, ni mucho menos, todo lo natural es inocuo y seguro y que también puede provocar efectos secundarios, como sensibilidad y alergias, con irritación del cuero cabelludo que empeoraría la situación.

Etiquetas: cabello, niño, piojos

– Ver más: http://www.consumer.es/web/es/salud/prevencion/2015/06/05/221986.php#sthash.dz2SLy9X.dpuf
– Tratamiento correcto: http://www.consumer.es/web/es/salud/problemas_de_salud/2011/10/10/203657.php



Publicado el

Plagas en el hogar

Plagas en el hogar
La aparición de plagas en el hogar hace necesario recurrir a los servicios de alguna empresa de fumigación en Las Palmas. Aunque a veces puede parecer inofensivo encontrar algún que otro insecto dentro de nuestra vivienda, ese interesante descubrimiento puede estar ocultando una realidad aún peor: una verdadera plaga.

Por este motivo, es importante que al más mínimo indicio de la existencia de insectos en el hogar se llame a una empresa de fumigación en Las Palmas, profesionales homologados y registrados. Las plagas pueden llegar a tener efectos realmente nocivos contra las personas y mascotas que viven en la casa. No se debe jugar con las consecuencias para la salud que este tipo de problemas puede producir.

Las plagas más comunes suelen ser:
– Cucarachas. Seguramente has oído comentar a tus amigos y familiares en más de una ocasión que se han encontrado con cucarachas en su vivienda. No es de extrañar, ya que es una de las plagas más comunes que se suele dar. Debes estar pendiente, pues estos insectos son insalubres y portadores de bacterias que pueden conllevar enfermedades.
En las viviendas y establecimientos de alimentaria es muy común que se generen infestaciones de cucarachas Germánica, suelen proliferar en las cocinas y almacenes de víveres. Estos insectos son ciegos y se mueven en la oscuridad, si detectamos un número creciente de cucarachas. Nos veremos obligados a contar con la ayuda de profesionales que utilizan productos de control de plagas de uso profesional. Los productos de control de plagas profesionales ofrecen eficacia y garantía de éxito contra las plagas.
Cabe destacar, que las empresas de control de plagas como los productos que emplean en el control de animales dañinos no hacen milagros. Es muy importante la colaboración del cliente en el estado de limpieza habitual de la vivienda o local comercial.
– Hormigas. Aunque se podrían considerar más inofensivas que las cucarachas en términos de salud, su presencia, además de ser un importante incordio para la vida en el hogar, suele llevar aparejada pérdidas materiales. Estos insectos buscan las fuentes de comida, para hacer acopio de alimentos, destrozando todo aquello a lo que llegan a tener acceso, en el interior de las viviendas y locales comerciales, suelen ocasionar daños la hormigas Fantasma y hormiga Faraón. Son un verdadero problema cuando tenemos que esconder los alimentos ante su ataque.
– Pulgas y Garrapatas. Esta plaga es muy común cuando se comparte el espacio con mascotas. Su erradicación es difícil mediante métodos caseros y su propagación es realmente rápida. Por ello, es especialmente urgente llamar a un servicio de fumigación profesional para que acabe con la plaga antes de que se convierta en un verdadero problema para la salud.

Si has observado insectos en tu hogar, llámanos a Floresalud Control de Plagas Canarias. Somos profesionales especializados en luchar contra todo tipo de plagas.

¿Tiene problemas de plagas?

Consulta al profesional