Publicado el

Lucha contra el cambio climático

La lucha contra el cambio climático costará a cada europeo 3 euros semanales

La CE presenta un paquete de medidas para transformar en realidad los objetivos de reducir en un 20% las emisiones, llegar al 20% de energías renovables y ahorrar un 20% de energía en 2020. Según los umbrales nacionales, España deberá reducir en un 10% las emisiones en sectores como la construcción y el transporte y aumentar hasta el 20% las energías renovables.

Tres euros a la semana es lo que costará a cada europeo la aplicación de las medidas para luchar contra el cambio climático y asegurar el abastecimiento energético propuestas hoy por la Comisión Europea. Un coste al menos diez veces inferior a cruzarse de brazos y “no hacer nada”, aseguró el presidente del Ejecutivo comunitario, Jose Manuel Durao Barroso, durante la presentación ante los medios de comunicación de este paquete de acciones en la que estuvo flanqueado por los miembros de su equipo de las áreas de Medio Ambiente, Stavros Dimas; Energía, Andris Pielbags; y Competencia, Neelie Kroes, cuyos servicios han cooperado en la elaboración de las propuestas.

Barroso ilustró con más cálculos su defensa del plan para salvar el planeta que costará, al año, unos 60.000 millones de euros, es decir, el 0,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de la Unión Europea (UE), según las estimaciones que maneja Bruselas. Sin embargo, la inacción frente al recalentamiento planetario y la incertidumbre energética le costaría al club europeo entre el 5 y el 20 por ciento de su riqueza. Por ello, el presidente de la Comisión Europea consideró que se trata de un ahorro que será aún mayor en el caso de que se mantengan los actuales precios del gas y el petróleo.

CUATRO MEDIDAS PARA AFRONTAR EL RETO DEL SIGLO XXI

Cuatro son las acciones planteadas por el Ejecutivo comunitario para afrontar el mayor reto del siglo XXI. En primer lugar, el “refuerzo del sistema comunitario de comercio de cuotas de emisión” (ETS, en sus siglas en inglés) para que cubra un espectro más amplio de emisiones y permita a las empresas instaladas en un país de la UE comprar cuotas en cualquier socio europeo.

En segundo, la aplicación de un “objetivo de reducción de las emisiones a los sectores que no participan” en dicho régimen comercial (entre otros, construcción, transporte y vertidos) con el fin de “garantizar la contribución de todos”.

En tercer término, la adopción de objetivos vinculantes para aumentar la presencia de las energías renovables en el consumo energético, teniendo en cuenta las necesidades y posibilidades de cada socio europeo.

Y, en cuarto y último lugar, la fijación de nuevas normas para la captura y el almacenamiento del carbono. El Ejecutivo comunitario ha adoptado también unas nuevas directrices comunitarias sobre ayudas estatales en favor del medio ambiente que ayudarán a los Estados miembros a elaborar una política europea sostenible para el clima y la energía.

Con este paquete de medidas Bruselas responde a las instrucciones lanzadas hace casi un año por la Cumbre de primavera en la que los líderes del club comunitario decidieron que de forma global y obligatoriamente de aquí a 2020 las emisiones de CO2 deben reducirse en un 20 por ciento, las energías renovables deben alcanzar el 20 por ciento y ahorrar también un 20 por ciento de energía.

Lo que se conoce como el plan ’20-20-20 en 2020’. La reducción de los gases de efecto invernadero podría llegar al 30 por ciento si al plan europeo se suman otras regiones del planeta. A esto se añade un porcentaje del 10 por ciento de biocombustibles “sostenibles”, puntualizó Jose Manuel Durao Barroso.

Reparto obligatorio entre los estados miembros

El máximo responsable comunitario en materia de Medio Ambiente concretó que el nuevo Sistema de Comercio de Emisiones revisado “va a conseguir una rebaja del 21 por ciento de las emisiones en comparación con los datos de 2005”.Un porcentaje global para todos los socios de la UE.

En cuanto a los umbrales obligatorios para España, la Comisión Europea específica que los sectores industriales que no se incluyen en el ETS deben reducir sus emisiones en un 10 por ciento en comparación con 2005. Además, en 2020, el 20 por ciento de la energía que se consume en España deberá proceder de fuentes renovables.

En este sentido, la propuesta de Bruselas presenta un reparto con objetivos vinculantes para cada Estado miembro, tal y como solicitaron los líderes europeos hace cerca de un año, cuya media europea es dicho ’20-20-20’.

La división planteada se ha realizado siguiendo criterios de riqueza nacional así como de la situación actual del país en cuanto a energías renovables y comercio de emisiones. El presidente del Ejecutivo comunitario resaltó que este paquete de medidas es “bueno para el plantea” para la “economía europea” y para los “ciudadanos”.

Además, Barroso destacó el papel de liderazgo que viene desempeñando el club comunitario a nivel mundial en cuanto a la lucha contra el cambio climático desde la celebración del Consejo Europeo de marzo de 2007 hasta la Cumbre de la ONU en Bali el pasado mes de diciembre.

Por su parte, Kroes negó que este plan vaya a perjudicar a la competitividad europea sino que, al contrario concede “unas posibilidades enormes para la innovación” en campos como las tecnologías y los productos verdes. Además, puede colocar a la UE como “líder mundial de la economía baja en carbono”.
Escrito por: ACN

 

Publicado el

Deshielo Groelandia

Deshielo de Groelandia y consecuencias

Un estudio confirma que la capa de hielo de Groenlandia se derrite debido al calentamiento global.
Una nueva investigación liderada por un equipo internacional de glaciólogos y meteorólogos confirma que el calentamiento global es el culpable del deshielo de la capa en Groenlandia.

Los científicos, provenientes del Reino Unido, Bélgica, Dinamarca y los Estados Unidos, llegaron a esta conclusión después de analizar las marcas glaciológicas y meteorológicas registradas en las últimas cinco décadas aproximadamente. Sus descubrimientos se publican en el «Journal of Climate» (Boletín del Clima).

Sus investigaciones revelaron que entre las décadas de 1960 y 1990 las alteraciones de la capa de hielo en Groenlandia se debían a los cambios regionales del clima y no a los globales. No obstante, durante los últimos quince años se ha reafirmado el importante vínculo estadístico entre las temperaturas globales y las temperaturas de Groenlandia. Durante el mismo periodo, se han incrementado los índices de deshielo en Groenlandia.

La mitad del retroceso del hielo anual se produce en julio y los cuatro veranos récord más calurosos fueron los últimos seis años. El verano de 2003 fue excepcionalmente caluroso en los extremos de la capa de hielo y esto contribuyó al segundo deshielo más grande de los últimos cincuenta años. El verano de 2005 superó todas las marcas -que se sobrepasaron de nuevo en 2007-, un año que fue casi tan caluroso como 2003.

«Nuestros análisis estadísticos sugieren que, en la actualidad, el clima del sur de Groenlandia es sensible al calentamiento general del hemisferio norte», concluyen los científicos. «Como consecuencia, es probable que la capa de hielo de Groenlandia esté casi con toda seguridad bajo los efectos del calentamiento global, por el que se espera que las temperaturas de Groenlandia se incrementen de 1 a 8 °C hasta 2100.»

«Nuestra labor muestra que el calentamiento global ha tenido un grave efecto en la capa de hielo de Groenlandia, que, como vestigio de la última Edad de Hielo, ha estado viviendo de tiempo prestado y ahora se acerca a una situación de irremediable declive, comentó el Doctor Edgard Hanna de la Universidad de Sheffield, líder del proyecto. «La pregunta que nos hacemos es si podremos reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a tiempo para poner freno a este declive.»

Si la capa de hielo de Groenlandia se derritiese totalmente, se produciría un “aumento de siete metros del nivel del mar”. Comprender lo que está ocurriendo en la actualidad y responder al cambio climático es por tanto de gran importancia.

Para más información, consulte:
http://www.shef.ac.uk/

Fuente: Universidad de Sheffield, Vrije Universiteit Brussel, Journal of Climate
Documento de Referencia: Hanna, E et al. (2008) «Increased runoff from melt from the Greenland ice sheet: a response to global warming». Journal of Climate, enero de 2008.

 

Publicado el

Aves de Europa

El cambio climático amenaza a las aves de Europa

Un «Atlas climático de las aves nidificantes europeas», publicado el 15 de enero de 2008 por investigadores británicos, advierte del calamitoso impacto del cambio climático sobre las aves autóctonas.

Basando su modelo en la suposición de que la temperatura media del planeta ha aumentado en unos 3 °C, los investigadores opinan que, para finales de este siglo, la distribución de las especies de aves comunes podría desplazarse casi 550 kilómetros hacia el noreste. Además, el área de distribución se reducirá en un quinto de su Control de plaga de avestamaño, puesto que el calentamiento del planeta dejará a algunas aves pocas zonas con clima apropiado para ellas. Este atlas muestra también que tres cuartas partes de las aves nidificantes de Europa tienen probabilidades de sufrir un declive en cuanto a su ámbito geográfico.

Algunas especies que son actualmente endémicas del sur de Europa, como la garza imperial o el autillo, podrían desplazarse a hábitats situados más al norte, por ejemplo al sur de Gran Bretaña. Por otra parte, algunas aves como el piquituerto escocés, que vive tan sólo en los bosques de coníferas de Escocia, y el rabilargo, que habita en la parte suroeste de la Península Ibérica, podrían extinguirse por completo por la reducción de sus hábitats.

«El cambio climático y las respuestas de la flora y la fauna al mismo son difíciles de prever con precisión, pero este estudio nos ayuda a apreciar la magnitud y el alcance de los impactos posibles y a identificar las especies más amenazadas y las que necesitan ayuda y protección con urgencia», declaró el profesor Rhys Green, de la Universidad de Cambridge (Reino Unido), uno de los autores del atlas.

«Aunque siguen siendo inciertos los cambios climáticos futuros y las reacciones de las especies a dichos cambios, queda clara la magnitud potencial de ambas cosas, y ésta es tal que las medidas de adaptación necesarias para conservar la biodiversidad europea requieren necesariamente una intervención internacional con carácter urgente», añadió el profesor Brian Huntley, de la Universidad de Durham (Reino Unido).

A fin de contrarrestar los efectos del calentamiento del planeta, los investigadores destacan la necesidad de una intervención humana que mantenga las poblaciones existentes y les dé la oportunidad de colonizar zonas nuevas. «A estas alturas es inevitable que se produzca cierto cambio climático, y debemos ayudar a la naturaleza a ganar resistencia contra los peores impactos a base de incrementar las inversiones dedicadas a la creación de espacios naturales más grandes y de hacer que las zonas rurales sean más favorables para la flora y la fauna, a fin de permitir a las especies que se trasladen a zonas que ofrezcan climas adecuados», explicó el Dr. Mark Avery, director de conservación de la Real Sociedad para la Protección de las Aves (RSPB).

El atlas es un proyecto común de la Universidad de Durham, la Universidad de Cambridge, la RSPB, BirdLife International y el Consejo Europeo para el Censo de Aves (EBCC).

Para obtener más información, consulte:

Universidad de Cambridge:
http://www.cam.ac.uk/
Universidad de Durham: http://www.durham.ac.uk/
Real Sociedad para la Protección de las Aves (RSPB):
http://www.rspb.org.uk/
Consejo Europeo para el Censo de Aves (EBCC)
http://www.ebcc.info/