Publicado el 13674Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Fhuerto-urbanoHuerto+urbano2020-09-11+16%3A26%3A05FUMIGACIONES+CANARIAShttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2F%3Fp%3D13674

Huerto urbano

El huerto urbano en azotea más grande de Europa

Se calcula que el huerto urbano estará terminado en 2022. Y que cubrirá una superficie de 14.000 metros cuadrados, lo equivalente a dos campos de fútbol. Será, sin duda, el techo verde más grande de Europa. El lugar elegido ha sido la azotea del Pabellón 6 del Expo Porte de Versalles de París, el mayor centro de exposiciones de Francia, situado en el distrito 15. Y nace con el objetivo de favorecer un modelo de desarrollo urbano sostenible y ofrecer alternativas a la agricultura industrial.

Para ello, se cultivarán de manera ecológica más de 30 diferentes tipos de especies vegetales. Y será un espacio libre de pesticidas y productos químicos para que, además, pueda favorecer la biodiversidad urbana. Las técnicas de cultivo utilizadas serán la hidroponía, mediante la cual las plantas crecen sobre un sustrato de fibra de coco, y la aeroponía, que deja las raíces suspendidas en el aire (y protegidas de la contaminación por un circuito aislado) y la planta crece en vertical.

Los encargados del diseño de este gigante verde han sido las empresas Agripolis y Cultures en Ville, que confían en exportar el modelo a otras grandes ciudades. Según sus estimaciones, se llegarán a producir diariamente mil kilos de frutas, verduras y hortalizas, que serán vendidas al vecindario y a comercios locales.

El huerto urbano contará con 22 jardineros, y con espacio para eventos y un restaurante donde se podrán consumir estos alimentos frescos y de temporada. Además, habrá 135 parcelas en alquiler. Y por 320 euros al año se podrá cultivar en un metro cuadrado de superficie a 15 metros de altura.

El huerto urbano de París

París es una ciudad que ha sido noticia en otras ocasiones por sus iniciativas de reverdecimiento urbano. A través del proyecto Parisculteurs se comprometió a plantar 100 hectáreas. Y en junio de 2015 aprobó una ley por la cual quien lo deseara podría hacerlo en su entorno más inmediato (muros, fachadas, aceras, etc.).

Y junto a ella, otras grandes urbes están siendo testigos, en los últimos años, del resurgimiento de la agricultura urbana en sus calles, y tejados. Conocidos son, por ejemplo, la City Farm de Tokyo. O el mayor huerto urbano de Nueva York, el Brooklyn Grange, que fomenta la agricultura sostenible sobre el tejado de edificios industriales del Northern Boulevard.

El huerto urbano que cultiva el Hotel Wellington de Madrid en su azotea. O los techos verdes de Barcelona o Copenhague. El parisino ahora será pionero en las técnicas de cultivo y la minimización de su huella de carbono. Es una apuesta seria por la producción local en un país donde la distancia promedio que recorren los alimentos es de unos 1.200 kilómetros.

Alimentar a una población humana creciente

Y es que, en definitiva, todo tiene que ver con el desafío de alimentar a una población humana creciente. Que, a pesar de ser crecientemente urbana, sigue siendo dependiente del entorno natural para su subsistencia. Y apenas es consciente de los paisajes que, en la lejanía, se ocupan de alimentarla.

No siempre fue así. Hasta hace un siglo en París se producían cosechas dentro de la ciudad. Cada año se llegaban a apilar hasta 30 centímetros de abono de caballo sobre las parcelas de cultivo y se utilizaban diversos métodos naturales para el control del suelo. Se recolectaban de tres a seis cosechas de frutas y verduras por año, y cada agricultor se ganaba la vida en menos de una hectárea de terreno. Entre las dos guerras mundiales el patio del Louvre estaba plantado de puerros.

A partir de la Revolución Industrial, y con nuevo impulso tras la Segunda Guerra Mundial, se fue instaurando en las ciudades europeas un modelo de alimentación basado en el transporte de los alimentos a larga distancia y el uso de combustibles fósiles.

Actualmente, este alcanza una escala global, y tan solo cinco empresas multinacionales controlan el 80% del comercio de alimentos. A la vez, la mitad de las personas más pobres del mundo son pequeños productores o agricultores que producen el 70% de la alimentación mundial.

Costes medioambientales y sociales

Los costes medioambientales y sociales del sistema alimentario son visibles. “Porque los alimentos van donde hay dinero”, mantiene Carolyn Steel, y “su comercialización ha conformado nuestros paisajes”. La creadora del concepto de sitopia (del griego sitos, comida y topos, lugar) propone repensar el diseño urbano a partir de los flujos de alimentos. De manera que se pueda establecer un equilibrio entre las necesidades humanas y las de la naturaleza.

En sus propias palabras: “la comida es el sine qua non de la vida y, si la tratamos como tal, cambiaría profundamente la manera en que vivimos”. El diseño de nuestro mundo, argumenta, es fruto de la manera en que nos alimentamos, de manera que podríamos utilizar la comida para hacer un diseño mejor.

Esta preocupación por como alimentar a las ciudades tampoco es nueva. Ya Aristóteles definía a las personas como animales políticos, es decir, interdependientes entre sí pero también del entorno natural que habitan. Y Platón expresaba su preocupación por una escala de ciudad que permitiera la subsistencia de los habitantes con el campo circundante.

Hoy, y posiblemente debido, en parte, a la actual pandemia, esta antigua preocupación ha sido rescatada. Y la fragilidad del sistema de alimentación actual vuelve a estar sobre la mesa. De manera que, diseñar nuevos escenarios para la sostenibilidad de un planeta cada vez más urbano y desigual, replantear la relación urbano-rural, trabajar a favor de la naturaleza y no en contra, y democratizar el sistema alimentario, se convierten en desafíos actuales y necesarios.

Fuente: MAR TOHARIA / EL PAÍS,

Artículo de referencia: https://elpais.com/elpais/2020/08/29/seres_urbanos/1598726029_493718.html,

Publicado el 13646Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Fresiduos-fitosanitariosResiduos+fitosanitarios2020-09-03+18%3A49%3A17FUMIGACIONES+CANARIAShttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2F%3Fp%3D13646

Residuos fitosanitarios

Residuos fitosanitarios: qué son y qué riesgos tienen para la salud

Los productos fitosanitarios, como los plaguicidas y pesticidas, son sustancias químicas que protegen los cultivos, pero ¿pueden afectar nuestra salud?

residuos fitosanitariosImagen: Pixabay

Los productos fitosanitarios, como los plaguicidas y pesticidas, son sustancias químicas que se emplean en agricultura para controlar las plagas y las enfermedades de los cultivos. Su uso es necesario y habitual, pero genera inquietud entre los consumidores, que se preguntan por sus potenciales riesgos. ¿Un producto fitosanitario puede originar la presencia de residuos en los alimentos de origen vegetal y provocar, a su vez, efectos adversos en la salud de quienes los consumen? Lo abordamos en el siguiente artículo con ayuda de Elika, la Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria.

¿Dónde hay residuos fitosanitarios?

El uso de sustancias fitosanitarias, más conocidas como plaguicidas, puede dejar residuos en los vegetales y los productos alimentarios derivados. Es decir, cualquier alimento vegetal o producto alimentario cuya materia prima sea de origen vegetal —como las que proceden de animales que se alimentan de vegetales— es susceptible de contener estos residuos. Se trata de los restos del producto que se ha empleado para proteger el cultivo, incluidos sus metabolitos y los productos resultantes de su degradación o reacción.

¿Qué efecto pueden tener estos residuos en la salud?

Elika, la Fundación Vasca para la Seguridad Agroalimentaria, detalla que existen varios tipos de efectos tóxicos, y que estos dependen de la toxicidad propia de cada plaguicida y de la exposición (esto es, la dosis ingerida y el tiempo de exposición):

📌 Intoxicación aguda. Es una exposición a grandes dosis de plaguicida en un momento puntual, lo que sucede, normalmente, por accidente a quienes manipulan los productos. Las consecuencias son graves causando trastornos digestivos, respiratorios, dermatológicos, nerviosos.

📌 Toxicidad crónica.

  • En profesionales. Es la exposición continuada a dosis considerables de plaguicidas de las personas que fabrican o aplican estos productos en los cultivos, lo que puede dar lugar a efectos adversos reproductivos, carcinogénicos, mutagénicos, neurotóxicos e inmunosupresores.
  • En consumidores. Es la exposición a pequeñas dosis de plaguicidas de forma prolongada generando efectos locales (irritación de piel y mucosas) o sistémicos (alteraciones del sistema hormonal, nervioso, etc.).

“El uso de varios plaguicidas para el mismo cultivo genera combinaciones que pueden tener una toxicidad diferente a la que cabría esperar de la suma de los plaguicidas por separado. El determinar la toxicidad de la mezcla de varios compuestos requiere unos procedimientos analíticos poco desarrollados hasta la fecha, aunque la Unión Europea está dando pasos para poder determinarlo”, señalan desde Elika.

Pero… ¿son seguros los fitosanitarios?

El ‘Informe de residuos de plaguicidas 2018‘, elaborado por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), evalúa si la exposición actual en la dieta de los residuos de plaguicidas supone un riesgo para la salud de la población europea a largo plazo (crónica) o corto plazo (aguda). En ambos casos, este organismo llegó a la conclusión de que la exposición es poco probable que suponga una amenaza para la salud humana.

“La EFSA está trabajando en la evaluación de riesgo acumulativo por exposición a múltiples residuos y en abril de 2020 presentó los primeros dos informes sobre riesgo acumulativo de residuos de plaguicidas. Una de las evaluaciones considera los efectos crónicos en el sistema tiroideo, y la otra, los efectos agudos en el sistema nervioso”, explican desde Elika.

La conclusión general para ambas evaluaciones es que el riesgo del consumidor por exposición acumulativa en la dieta está, con diversos grados de certeza, por debajo del umbral que desencadena la acción reguladora, para todos los grupos de población analizados. De hecho, el documento concluye que el 95,5 % de las muestras de alimentos tomadas en Europa estaba dentro de los límites legales. Casi 6 de cada 10 muestras tomadas estaban libres de residuos o con niveles no cuantificables, mientras que el resto contenía niveles de residuos dentro de los límites permitidos.

En nuestro país, el uso seguro de los productos fitosanitarios está regulado por el Real Decreto 1311/2012. Además, existe un Plan de Acción Nacional 2018-2022 sobre el empleo sostenible de los productos fitosanitarios que tiene entre sus objetivos reducir los riesgos y efectos derivados de la utilización de estos productos, especialmente en el ámbito de la salud humana y del medio ambiente.

Etiquetas:

agricultura pesticidas

Fuente: Eroski Consumer

Publicado el 13187Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Fsoluciones-contra-covid-19Soluciones+contra+Covid-192020-06-30+09%3A52%3A17FUMIGACIONES+CANARIAShttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2F%3Fp%3D13187

Soluciones contra Covid-19

Covid-19: Cómo preparar soluciones para la desinfección de superficies, para uso por público general

desinfectantes

La desinfección regular de superficies y objetos susceptibles de contaminación por el SARS-CoV-2 es una de las principales medidas de prevención de contagios. La correcta preparación de soluciones para uso por el público en general, a base de diluir desinfectantes comunes, como el hipoclorito de sodio, o el etanol, puede resultar algo confusa si no tenemos práctica en la conversión de las concentraciones. El CGCF y la SESA nos lo aclaran.

La desinfección regular de superficies es una de las medidas recomendadas por las autoridades sanitarias para evitar contagios de Covid-19, dado que el coronavirus SARS-CoV-2 es sensible a los desinfectantes comunes, como el hipoclorito de sodio, el etanol o el agua oxigenada.

Pero para una correcta desinfección, además de una buena limpieza previa de las superficies hay que poner atención a las concentraciones de los desinfectantes utilizados. Y en este punto nos pueden surgir dudas acerca de como realizar correctamente la dilución de los productos desinfectantes comercializados para el uso por el público en general, para obtener soluciones con un poder desinfectante adecuado.

El Consejo General de Colegios Farmacéuticos y la Sociedad Española de Sanidad Ambiental (SESA) han publicado un documento que puede aclarar la mayoría de estas dudas. 

Bajo el título «COVID-19 Cómo preparar soluciones para la desinfección de superficies para uso por el público en general», esta pequeña guía nos explica los métodos de preparación para:

A. Preparación de desinfectantes a base de cloro:

Para lograr la concentración deseada, el hipoclorito de sodio se prepara diluyendo la solución acuosa básica con una proporción especificada de agua limpia y transparente, a fin de alcanzar la concentración final necesaria.

Se explica como preparar: 

  •  Soluciones de hipoclorito de sodio al 0,1% en función de la concentración de la lejía de partida y el volumen que queremos preparar
  •  Soluciones de hipoclorito de sodio 1:50, utilizando lejía comercial con una concentración de cloro entre 35-50 g/l

B. Preparación de etanol a 65º y 70º

Se explica cómo preparar etanol de 65º y de 70º a partir de un alcohol de 96º en función del volumen que queremos preparar

C. Preparación de agua oxigenada al 0,5%

Las concentraciones de peróxido de hidrógeno (H2 O2 ) pueden venir expresadas en el etiquetado del producto comercial como «Tanto por ciento en peso» o «En volúmenes». 

Se explica como:  

  • pasar de una concentración a otra
  • Cómo preparar un litro de agua oxigenada al 0,5%

En el documento se recogen además precauciones a tener en cuenta durante la preparación y el uso de los desinfectantes.

COVID-19 Cómo preparar soluciones para la desinfección de superficies para uso por el público en general, Consejo General de Colegios Farmacéuticos y SESA, junio 2020

Fuente: Higiene Ambiental