Publicado el 5081Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Fproductos-almacenadosProductos+almacenados2019-03-26+09%3A24%3A21FUMIGACIONES+CANARIAShttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2F%3Fp%3D5081

Productos almacenados

Insectos y envases alimentarios

seguridad alimentaria

Las infestaciones de insectos en productos alimentarios almacenados tienen opciones limitadas de tratamiento y, a menudo, implican pérdidas de producto o de la calidad del mismo, cuarentenas o en el peor de los casos, pérdida de la reputación de la marca. Por lo tanto, la prevención, tanto con medidas de higiene como en escoger el envasado adecuado del producto, es una herramienta clave.

La presencia de insectos en productos alimentarios almacenados puede generar altos costes asociados a la pérdida de producto dañado y a los necesarios y complejos tratamientos de desinsectación en este tipo de instalaciones. Además, una vez que se ha producido la infestación, el uso de materia prima a granel contaminada puede afectar a la calidad de los productos fabricados posteriormente con ella, desde alteraciones del sabor hasta del comportamiento de la materia.  Por otra parte, los productos que son afectados por insectos cuando su elaboración ya está terminada no se consideran aptos para el consumo y, por lo tanto, deben eliminarse.

Disminuir el riesgo

Mantener procedimientos adecuados de higiene y un programa de control integrado de plagas a nivel de fábrica reducirá el riesgo y evitará la mayoría de problemas generados por las infestaciones de insectos en alimentos almacenados.

También algunos procesos aplicables en la línea de producción, como el uso de máquinas desinfestadoras, (entoleter) dotadas de un disco giratorio de alta velocidad que mata los insectos por impacto y destruye sus huevos, o los procesos de tratamiento térmico permiten prevenir o controlar las infestaciones. En cambio, los tratamientos químicos que pueden utilizarse son limitados, debido a la sensibilidad de los productos alimenticios.

El punto crítico de riesgo en caso de infestación se alcanza cuando el producto ya ha sido tratado térmicamente, o se considera “acabado” después de pasar por una fase final de eliminación de organismos. Una vez  que el producto está empaquetado, los procedimientos de control de alta calidad que se dan en la fábrica pueden quedar limitados o perderse, una vez que los alimentos se almacenan y transportan. Es en este momento que el tipo de envase utilizado, y su capacidad de resistir a las plagas, es importante para mantener cierto control sobre la calidad de los alimentos durante más tiempo.

Tipos de insectos implicados

En general los tipos de insectos capaces de dañar los alimentos almacenados se clasifican en dos categorias: los penetradores y los invasores. Los primeros suelen morder el envase y atravesarlo, mientras que los segundos no son capaces de morder el envase pero tienen gran habilidad para introducirse a través de pequeños orificios o aberturas del mismo.

Algunos de estos insectos pueden situarse dentro de las dos categorias y, en la mayoría de especies, las larvas tienden a ser las más dañinas. Algunos de los más comunes son:

Penetradores
Invasores
Penetradores e invasores

Escarabajo de almacén
(Trogoderma glabrum)

Escarabajo mercante del grano
(Oryzaephilus mercator)

Gorgojo rojo de la harina
(Tribolium castaneum)

Gorgojo del arroz
(Sitophilus oryzae)

Carcoma dentada del grano
(O. surinamensis)

Gorgojo falso de la harina
(T. confusum)

Perforador del grano
(Rhyzopertha dominica)

Gorgojo de cuello cuadrado
(Cathartus quadricollis)

Larva de la polilla de las almendras
(Cadra cautella)

Gorgojo grande del grano
(Tenebrodes mauritanicus)

Carcoma aplanada del grano
(Cryptolestes pusillus)

Larva de polilla India de la harina
(Plodia interpunctella)

Escarabajo del pan
(Stegobium paniceum)

Larva de polilla del arroz
(Corcyra cephalonica)

El envase es importante

En varias de las especies, el atractivo para acceder al producto es el olor que este desprende. Los envases dañados o que no cierran de forma acurada permiten la filtración de olores, lo que atrae a los insectos. Un sellado hermético del producto es una medida preventiva que evita o limita la atracción de la plaga.

El material del envase es otro factor clave. Gran cantidad de embalajes suelen ser de papel y cartón con láminas de plástico incorporadas. Hay que tener en cuenta que el papel y el cartón son particularmente débiles cuando se trata de la resistencia a la penetración de los insectos.

Es importante encontrar un equilibrio entre el coste del envase y su resistencia a la penetración. Normalmente, a medida que aumentan las capas de embalaje también aumenta la protección y el coste; no es lo mismo una bolsa de papel que una bolsa sellada de plástico forrada con papel de aluminio. 

Por otro lado, también tenemos una tendencia creciente a las politicas medioambientales, que buscan minimizar la producción de residuos y aumentar el reciclaje, por lo que, cuanto menos embalaje mejor. Pero, eso si, con una función de barrera optimizada, con el material y el grosor adecuado. Hay que destacar también investigaciones realizadas en el campo de la producción de envases activos repelentes de insectos, que permiten proteger y conservar los productos alimenticios secos frente a las plagas de despensa.

Sin embargo, con el mercado masivo de productos a nivel mundial, no es fácil usar siempre envases resistentes a insectos. Los productores pueden en algunos casos confiar en sus procedimientos de higiene y control integrado de plagas en la fábrica, de modo que el envase barrera no se considere necesario, aunque este es un riesgo elevado en el caso de aquellos productos con un alto riesgo de ataques de este tipo de plagas.

Fuente: PCN

Higiene Ambiental

Publicado el 5073Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Fcontrol-de-cucarachasControl+de+cucarachas2019-03-26+08%3A04%3A43FUMIGACIONES+CANARIAShttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2F%3Fp%3D5073

Control de cucarachas

Nuevo método para el control de cucarachas: esterilización por edición genética

cucarachas

La cucaracha Blatella germanica es considerada como el paradigma de plaga que afecta a instalaciones donde se manipulan de alimentos, bares, restaurantes, hoteles y viviendas. Para combatirla, el uso de insecticidas es una de las principales opciones. Pero las crecientes restricciones en la autorización de sustancias activas biocidas y la aparición de resistencias entre los insectos nos lleva a buscar alternativas. Por ejemplo, la esterilización por edición genética.

Un equipo de investigadores del Instituto de Biología Evolutiva (IBE) del CSIC-UPF proponen un nuevo método de control de cucarachas, inocuo para las personas y el medioambiente: modificar sus genes a través de la herramienta CRISPR-Cas 9 para esterilizarlas. 

El equipo del IBE lleva más de 35 años estudiando estos insectos y conocen bien su fisiología y endocrinología. Formaron parte, además, del equipo que secuenció y analizó el primer genoma de una cucaracha: Blattella germanica. Esta misma especie ha sido escogida ahora como modelo para investigar su modificación genética con el fin de crear cucarachas estériles. Un método específico, eficaz, inocuo para las personas y el medioambiente, y contra el que estos insectos no pueden crear resistencias.

Modificar los genes de fertilidad

Los científicos han identificado ya qué genes son clave para la reproducción de las cucarachas, cuya modificación puede provocarles esterilidad. El proyecto busca ahora financiación por crowdfunding a través de Precipita, para llevar a cabo las pruebas de edición del genoma.

Para ello, utilizaran la herramienta de edición genética CRISP-Cas 9,  diseñada para “editar” o “corregir” el genoma de cualquier célula, de una manera muy precisa y totalmente controlada.

Para evaluar el resultado de las pruebas de edición del genoma, el equipo estudiará la morfología de los ovarios de las cucarachas tratadas y cuantificará los cambios de la expresión de los genes implicados en su desarrollo.

En caso de tener éxito en su solicitud de financiación, el estudio podrá extenderse además a otras dos especies de cucarachas muy comunes en España: Periplaneta americana y Blatta orientalis.

Sistema reproductor particular

La capacidad de reproducción de Blatella germánica es muy elevada. Cada hembra puede producir de 4 a 8 ootecas, en intervalos de aproximadamente un mes. Las ootecas son cápsulas con paredes resistentes, que contienen hasta 30 huevos cada una.

cucarachas

A diferencia de otras especies, Blatella germanica retiene la ooteca, de unos 6mm de longitud, en su abdomen justo hasta el momento antes de que eclosionen los huevos, entre 3 y 4 semanas después del apareamiento. 

La hembra suele colocar entonces la ooteca en un lugar protegido y cerca de una fuente de alimento. Después de eclosionar los huevos, las ninfas mudaran hasta siete veces hasta alcanzar la madurez, un ciclo que puede completarse en 3 meses y medio si la temperatura se mantiene alrededor de 25ºC.  

Fuente: SINC

Higiene Ambiental

Publicado el 4721Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Ftermitas-tenerifeTermitas+Tenerife2019-02-21+15%3A16%3A14FUMIGACIONES+CANARIAShttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2F%3Fp%3D4721

Termitas Tenerife

Una termita invasora muy destructiva afecta ya a tres municipios de Tenerife

A pesar de que la alarma se activó en 2017, hasta ahora no se ha empezado a actuar

Termitas Tenerife
Termitas de la especie ‘Reticulitermes flavipes’ detectadas en Tenerife. David MOra

Ana Valladares Castro enseña la caja de tranquilizantes que tiene en la cocina: “Estoy bajo vigilancia médica. Me han dado varios ataques de ansiedad y tengo la tensión por las nubes”. Por la noche oye el crepitar de la plaga de termitas invasoras que han tomado su casa en Tacoronte (Tenerife). Ya han llegado a otros dos municipios de la isla, a pesar de que la alarma se activó en 2017. Pero es ahora cuando se empieza a actuar.

Originaria de EE UU, la Reticulitermes flavipes es un tipo de termita invasora subterránea muy devastadora que se alimenta de la celulosa de maderas, plantas o libros. Puede destruir viviendas y su control y la reparación de daños cuesta anualmente millones de euros. Una decena de especies de insectos provoca pérdidas de 240.000 millones al año, según un estudio publicado en Nature Communications. .

Un vecino muestra los efectos de las termitas.
Un vecino muestra los efectos de las termitas. David MOra

Sus termiteros, que forman con barro y excrementos, tienen hasta un kilómetro de longitud, con colonias que pueden alcanzar millones de ejemplares. Ha llegado también a países como Francia o Italia y ciudades como París, pero en Tenerife, las altas temperaturas y la elevada humedad favorecen su actividad durante todo el año. “Pueden vivir a temperaturas que van de los cuatro grados centígrados a los 35, lo cual abarca casi toda la isla”, afirma David Hernández, biólogo e investigador de la Universidad de La Laguna.

Origen

No se sabe bien cómo llegaron a Tenerife, pero en 2010 se eliminó un foco en una urbanización de chalés en Tacoronte. Muchos vecinos no quisieron airear el asunto para que no se desplomara el precio de sus viviendas. En 2017, la empresa que había erradicado la plaga, Anticimex, detectó un nuevo foco en la zona.

Según un estudio reciente dirigido por David Hernández, las termitas se han extendido a los municipios de La Laguna, limítrofe con Tacoronte, y a Arona, a 60 kilómetros del foco inicial. “Al haber llegado a un punto tan distante, pueden estar en cualquier otro sitio”, afirma. También advierte de que pueden llegar al casco histórico de Tacoronte y La Laguna, con casas de gran valor patrimonial, o a viveros de plantas de la zona.

Vista aumentada de una termita.
Vista aumentada de una termita. David MOra

De 2017 hasta ahora, apenas se ha hecho nada. “Estaba muy focalizado en una urbanización y era competencia municipal. El Ayuntamiento tenía que haber actuado con más intensidad”, afirma el consejero de Medio Ambiente del Cabildo Insular, el socialista José Antonio Balbuena. “Nosotros convocamos al Cabildo y al Gobierno regional y se acordó que formaran una comisión para estudiar y resolver el tema”, responde el alcalde de Tacoronte, Álvaro Dávila, de Coalición Canaria. “Desde esa reunión se sabía que eran varios los municipios afectados”.

Aunque todavía no hay un diagnóstico oficial sobre los daños y la extensión de la plaga, el Cabildo prepara con el Gobierno regional un plan para erradicar la termita en 10 años con un presupuesto de cinco millones de euros, aunque el Ejecutivo regional cree que puede llegar a costar hasta 10 millones en cuatro años. El Cabildo prevé que se empiece después de verano. El Ayuntamiento de Tacoronte acaba de comprar 100 dispositivos insecticidas para actuar en las zonas que parecen más afectadas y en un mes aprobará una línea de subvención de 200.000 euros para particulares, que pueden conseguir tratamientos de erradicación efectivos por unos 3.000 euros. El tratamiento de una vivienda estándar necesita entre 20 y 30 dispositivos insecticidas.

Para la formación Sí Se Puede, es necesario declarar el estado de emergencia en la isla. “Las administraciones se están culpando unas a otras. Lo que pedimos es que haya coordinación institucional, protocolos y planes de acción para evitar que esto no se extienda”, afirma su portavoz Esteban Lorenzo. “Esto está pasando porque no hay control suficiente en puertos y aeropuertos de las mercancías, semillas o animales que entran en las islas”.

Peligro

Casa afectada por las termitas.
Casa afectada por las termitas.

“Es una especie tan peligrosa, que hay que actuar cuanto antes y en todos los focos que hay en la isla, tanto en zonas privadas como públicas”, aclara Hernández, que está colaborando con el Ayuntamiento. “Creemos que se puede erradicar. Pero si no lo consiguiéramos, habría que invertir permanentemente para controlarla y evitar mayores daños económicos”, añade.

Hay casos similares en la Península, donde existen dos tipos de termitas subterráneas autóctonas, la Reticulitermes grassei y la Reticulitermes banyulensis. No suelen atacar a las plantas y el clima no favorece tanto su actividad como en Canarias, pero han causado problemas. En 2008, la Junta de Andalucía dio una subvención de 522.000 euros al Ayuntamiento de Benamejí (Córdoba) para que erradicara una plaga de Reticulitermes grassei de su casco histórico.

Mientras tanto, Jesús, el hijo de Ana, rocía con lejía los marcos carcomidos de las puertas para intentar aplacar a las termitas y se niega a pagar para erradicarlas. “Esto es consecuencia de la falta de actuación del Ayuntamiento”, afirma. Pero no pueden abandonar su casa: “¿A dónde me voy yo? Nosotros somos humildes trabajadores”, dice Ana desbordada por la angustia.

Fuente: El Pais.com