Publicado el

Contenedores fumigados

Contenedores fumigados
Contenedores fumigados, un riesgo para la salud laboral. Productos, biocidas y equipos control de plagas, fumigación, prevención de riesgos.

Cada año, más de 600 millones de contenedores de carga se envían alrededor de todo el mundo. Y muchos de ellos son fumigados con biocidas, antes del envío, para proteger la carga frente a plagas y microorganismos durante su larga travesía. Este hecho representa un peligro para la salud de los trabajadores encargados de abrir estos contenedores, que normalmente no están identificados como fumigados y que liberan agentes biocidas tóxicos al abrirlos.

Contenedores fumigados, un riesgo para la salud laboral
Un estudio realizado por la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA) ha revisado el riesgo al que están expuestos los trabajadores que abren contenedores de carga fumigados con plaguicidas para proteger la carga frente a plagas y organismos nocivos. Los agentes biocidas utilizados para este fin tienen propiedades tóxicas o irritantes conocidas y pueden tener efectos a largo plazo sobre los sistemas nervioso central y cardiovascular.
En él, se han detectado brechas significativas en cuanto a medidas preventivas para proteger la salud y seguridad de estos trabajadores, ya sea en aduanas, puertos o almacenes, y se realizan recomendaciones para mejorar esta situación.

Fumigantes más relevantes y sus efectos sobre la salud
Entre los pesticidas más habituales utilizados para fumigar contenedores se encuentran:
Bromuro de metilo (MeBr): es un gas incoloro a temperatura ambiente y se aplica principalmente en la fase gaseosa. Los trabajadores pueden estar expuestos por inhalación o por vía dérmica. Afecta principalmente al sistema respiratorio y al sistema nervioso central (SNC), pero también se conocen síntomas gastrointestinales.
Fosfina (PH3): es un gas incoloro con olor a ajo. Tiene una posición única entre los pesticidas fumigantes, ya que se aplica como un sólido en forma de un fosfuro de metal, con mayor frecuencia fosfuro de aluminio. El fosfuro reacciona con el vapor de agua en el aire y libera gas fosfina. Sus principales efectos nocivos son sobre el sistema nervioso central, el sistema respiratorio, insuficiencia cardíaca e insuficiencia hepática. El gas fosfina es altamente tóxico y los efectos sobre la salud por inhalación pueden ocurrir a niveles tan bajos como 5-10 partes por millón (ppm) durante varias horas.
Formaldehído: es un gas incoloro con un olor acre, que actualmente se utiliza raramente como pesticida. El formaldehído es irritante para los ojos y la piel, y puede afectar el sistema respiratorio en concentraciones tan bajas como 0.1 ppm. A concentraciones más altas puede generar edema pulmonar, inflamación y neumonía. Es además un carcinógeno humano conocido.
1,2-dicloroetano: es un líquido transparente e incoloro con un olor parecido al cloroformo. Se ha utilizado como fumigante, pero cada vez es más reemplazado por otros fumigantes. Tiene baja toxicidad aguda, pero puede tener efectos graves a largo plazo sobre el sistema nervioso central, el hígado y los riñones. Está clasificado por la IARC en el grupo 2B: posiblemente carcinogénico para humanos.
Óxido de etileno: es un gas incoloro a temperatura ambiente y altamente reactivo. Se utiliza como fumigante (desinfectante) y su uso en la fumigación de contenedores está aumentando. Debido a su estructura química, el etileno es altamente reactivo y reacciona en particular con las membranas mucosas. Los efectos agudos de la inhalación de óxido de etileno están dominados por la irritación del sistema respiratorio, en particular la nariz y la garganta. Además, altas concentraciones pueden causar depresión del SNC. Con respecto a la exposición por inhalación a largo plazo, el cáncer es el efecto adverso más grave, ya que el óxido de etileno se considera un carcinógeno humano conocido que causa cáncer linfático, hematopoyético y de mama.

Riesgos subestimados
El informe de la EU-OSHA muestra que los riesgos de la exposición de trabajadores, como inspectores de aduanas, estibadores, transportistas o personal de almacén, a los citados agentes plaguicidas están actualmente subestimados y que sólo en pocos casos se aplican medidas de seguridad o salud y se les informa para protegerlos.

Los principales problemas detectados son:
– Los contenedores fumigados casi nunca se etiquetan como tal.
– Los procedimientos de seguridad al abrir y descargar los contenedores fumigados son insuficientes
– No se realizan evaluaciones del riesgo adecuadas
– Falta de un protocolo de evaluación claro y estandarizado para detectar fumigantes residuales
– Falta de notificación de incidentes con efectos adversos para la salud

Medidas preventivas propuestas
Una serie de cambios en las prácticas actuales podrían mejorar enormemente la seguridad y la salud de los trabajadores en cuestión. El informe incluye una serie de acciones, estrategias y recomendaciones preventivas:
– No abrir los contenedores hasta que, mediante una evaluación de riesgos, se concluya que es seguro hacerlo. La evaluación puede basarse en los documentos del envío o en mediciones aprobadas de la atmósfera del contenedor, si es necesario después de ventilarlo.
– Introducir un equipo de monitoreo adecuado y seguir procedimientos de evaluación estandarizados para contendores fumigados. Las herramientas utilizadas deben detectar MeBr y PH3 (y otros fumigantes si es posible) con suficiente sensibilidad para detectar con precisión un nivel de, al menos, un 10% del límite de exposición ocupacional.
– Hacer cumplir la legislación relativa al etiquetado de contenedores fumigados. Se necesita un enfoque uniforme en todos los puertos europeos para evitar la competencia a expensas de la seguridad y la salud.
– Identificar los contenedores que puedan representar un riesgo para la salud de los trabajadores: se necesita un etiquetado estándar claro (incluido el uso de símbolos en los casos en que pueda existir una barrera del idioma).
– Crear e implementar procedimientos estándar para la descarga de gases (reemplazar el aire) y ventilación de los contenedores fumigados.
– Distribuir información sobre los equipos de protección personal y la evaluación del riesgo, que sea fácilmente comprensible para todos los trabajadores que puedan estar expuestos.

Health risks and prevention practices during handling of fumigated containers in ports

Fuente: EU-OSHA

Publicado el

Cucarachas Periplaneta Americana

Cucarachas
Periplaneta americana, una plaga con recursos.

La cucaracha americana (Periplaneta americana) es una de las especies de insectos más grandes que vive en estrecha proximidad con los humanos. De rápido crecimiento y alta fecundidad, la P. americana es una plaga con recursos: puede regenerar sus tejidos dañados, posee receptores del olor extremadamente desarrollados y un sistema inmunitario envidiable.

Periplaneta americana, una plaga con recursos

La plasticidad en su capacidad de adaptación es crucial para la supervivencia de una de las plagas urbanas más comúnes: las cucarachas.
Entre ellas, la llamada cucaracha americana (Periplaneta americana), que en realidad tiene su origen en África y fué introducida en Ámerica en el siglo XVI.
Científicos chinos la han tomado como modelo para estudiar la biología de estos insectos de metamorfosis incompleta, y el análisis genético que han realizado revela aspectos de su gran capacidad de adaptación al entorno.
Sus recursos para sobrevivir podrian despertar admiración y hasta simpatia por este insecto, si no fuera por su capacidad también para transmitir organismos causantes de enfermedades, como bacterias, protozoos y virus y desencadenar reacciones alérgicas y asma en ciertos personas.

Amplio repertorio de genes de adaptación

En comparación con otros insectos, la genética de P. americana es rica en genes asociados con habilidades de adaptación al medioambiente, como la quimiorecepción y la desintoxicación.
Esto afirman los investigadores chinos, tras comparar su repertorio de genes con el de 12 especies de insectos, incluidos tres del orden de los blatodeos (al que pertenecen las cucarachas): la cucaracha alemana (Blattella germanica) y las termitas Zootermopsis nevadensis y Macrotermes natalensis.
Curiosamente, se vio que P. americana comparte sólo el 75% de identidad de secuencias con B. germánica, mientras que comparte el 79% con Z. nevadensis y el 80% de M. natalensis. Este hallazgo sugiere que la cucaracha americana está más relacionada con las termitas, al menos con las dos analizadas, que con la cucaracha alemana.
La cucaracha americana es un carroñero omnívoro, que se ha adaptado al estilo de vida y las fuentes de alimento humanos. Esta adaptación está principalmente mediada por la comunicación química y las capacidades para tolerar factores químicos y biológicos, como toxinas o agentes patógenos. Por lo tanto, el estudio analizó las vías de señalización que participan en la quimiorrecepción, la desintoxicación y la inmunidad del insecto.

Receptores quimiosensoriales bien dotados

En los insectos, los estímulos quimiosensoriales son reconocidos principalmente por tres familias de receptores quimiosensoriales específicos: receptores olfativos (ORs), receptores gustativos (GRs) y los receptores ionotrópicos de glutamato (IR).
En el genoma de P. americana se hallaron 154 receptores olfativos, mientras que otras especies de blatodeos presentan tan sólo la mitad. Este amplio repertorio de receptores olfativos podrian ayudar a la cucaracha a detectar más fácilmente el rastro de olor de los alimentos, especialmente los fermentados, por los que tiene predilección.
Con el gusto tampoco se queda atrás. Entre su material genético se hallaron 522 receptores del gusto, que los autores consideran la cifra más elevada de estos receptores reportada en insectos hasta la fecha.
Curiosamente, 329 de estos receptores forman un clado específico y se anotaron como posibles receptores de sabores amargos. La capacidad de identificar sabores amargos generalmente se considera un sistema de autoprotección para tolerar alimentos amargos y tóxicos.
La expansión masiva de receptores amargos en P. americana puede explicar cómo esta especie omnívora y oportunista es capaz de adaptarse a diversas dietas, en una gran variedad de ambientes.
Finalmente, la familia de genes relacionados con los receptores ionotrópicos de glutamato también han experimentado una expansión sustancial, con un total de 640. Los IRs median la comunicación neuronal en las sinapsis dentro del sistema nervioso y modulan la plasticidad sináptica, que determina la capacidad de percepción de estímulos del medio.
Teniendo en cuenta estos resultados, los autores sugieren que la estupenda dotación en las familias de genes relacionados con la quimiorecepción puede contribuir a la capacidad de la cucaracha americana para discriminar, con gran precisión, las señales ambientales.

Sistema contra patógenos y sustancias tóxicas

Las cucarachas generalmente viven en áreas húmedas e insalubres y son particularmente aficionadas a los alimentos fermentados; por lo tanto, tienen numerosas posibilidades de estar expuestas a microbios y patógenos.
Los insectos dependen exclusivamente de su sistema inmune innato para combatir los microbios que los pueden infectar. Su respuesta inmune está mediada principalmente por tres vías principales de señalización. Tras la infección por bacterias y hongos, estas vias se activan, provocando la sintesis y secreción de péptidos antimicrobianos en la hemolinfa del insecto, donde pueden matar a los microorganismos invasores. En el genoma de P. americana estas tres vias, y los componentes clave que actúan en ellas, están extensamente representadas.
Lo mismo ocurre con su sistema natural de desintoxicación, que incluye varias enzimas y transportadores xenobióticos, que son cruciales para que los insectos sobrevivan a numerosas toxinas.
Por lo tanto, las expansiones de estos dos clanes de genes pueden beneficiar a las cucarachas en su resistencia a los insecticidas y su supervivencia en condiciones extremas.

Desarrollo controlado según las condiciones ambientales

Esta cucaracha es, entre las comúnes, la que tiene un mayor tamaño corporal, hasta alcanzar los 53 mm de largo. Muda entre 6 y 14 veces antes de completar la metamorfosis y tiene uno de los ciclos vitales más extensos entre estos insectos, aproximadamente 700 días.
La muda y la metamorfosis de los insectos están reguladas de forma coordinada por hormonas, que se antagonizan entre si para definir el crecimiento en los estadios de larvas y ninfas. En el estudio también se pudo constatar que las vias de señalización para regular el desarrollo están bien representadas en el genoma de P. americana.
Los autores consideran que la cucaracha americana puede crecer rápido o lento, mudar más o menos, y reproducirse abundantemente o no, dependiendo de las condiciones en las que vive, lo cual es consistente con su fuerte capacidad de adaptación controlada por hormonas.

Patas que vuelven a crecer

Por último, cabe destacar la impresionante capacidad de P. americana para regenerar apéndices dañados o perdidos durante las etapas de ninfa.

Los investigadores registraron la regeneración de segmentos faltantes de patas después de una muda, realizando una amputación sistemática de la extremidad metatorácica, incluyendo los cinco poditos (segmentos de la pata). La capacidad de P. americana para regenerar la extremidad ausente y el grado de recuperación dependieron de los índices de severidad del trauma. Esta sorprendente capacidad para la cicatrización de heridas y la regeneración de tejidos está también codificada en su genoma.

Fuente: The genomic and functional landscapes of developmental plasticity in the American cockroach, Nature

Publicado el

Faros de España

Faro de Maspalomas
10 faros en bellos espacios naturales de España que deberías visitar. Visitar un faro y su entorno marítimo siempre es una excursión de naturaleza muy recomendable.

Los faros tienen una utilidad práctica desde la antigüedad, que es servir de guía a los barcos. Pero tienen además una utilidad estética, ya que ayudan a formar una estampa muy bella en los espacios naturales donde se ubican. En España se pueden admirar una gran diversidad de faros en todo tipo de espacios naturales, algunos de ellos protegidos, como los 10 faros que se recomiendan en este artículo: desde el faro de cabo de Palos, en Murcia, hasta el de Isla Pancha de Lugo. Algunos de ellos incluso se muestran en vídeos a vista de pájaro.

1. Faro de cabo de Palos, Cartagena (Murcia)
Este faro se ubica sobre el montículo más alto del cabo de Palos. La cercanía del mar Menor (palus o laguna en latín) da origen al nombre, lo que también habla de la historia de este sitio, que fue un templo romano o una torre defensiva contra los piratas berberiscos. Las vistas al mar son impresionantes, así como sus alrededores: la Reserva Marina de cabo de Palos e Islas Hormigas.

2. Faro de Formentor, Mallorca (Islas Baleares)
El faro de la península de Formentor, a 210 metros sobre el nivel del mar en el lugar más al norte de Mallorca, brinda unas vistas espectaculares. Sus elevados acantilados, su intrincada carretera, sus miradores o sus calas (como Formentor, Figuera o Murta) hacen de su entorno natural un espacio único para contemplar la puesta del sol en el mar Mediterráneo.

3. Faro de Isla Pancha, Lugo (Galicia)
En la parte más externa de la ría de Ribadeo, y a unos dos kilómetros de la localidad de Ribadeo, se localiza la isla Pancha. Allí se construyó en 1857 un faro que estuvo operativo hasta 1983. Este bello espacio natural, donde también se puede disfrutar de la playa de Aguas Santas o de Las Catedrales, está incluido en varias figuras de protección ambiental, como la Red Natura 2000.

4. Faro de Punta Orchilla, El Hierro (Islas Canarias)
Antes de Greenwich, el meridiano cero pasó por Punta Orchilla al ser considerado por Ptolomeo como la última tierra de occidente. Su faro, terminado en 1930, se encuentra en aquel punto de la cartografía antigua. Su paisaje volcánico o sus espacios naturales, como La Dehesa en el Parque Rural de La Frontera, son algunos de sus atractivos.

5. Faro de Trafalgar, Cádiz (Andalucía)
En el municipio gaditano de Barbate se ubica el faro de Trafalgar, levantado en 1860. Su entorno natural es muy apreciado para disfrutar de sus senderos o de sus playas de aguas azules y arena fina y dorada, como la de El Palmar, la de Zahora o la de los Caños de Meca. Desde sus inmediaciones se puede hasta divisar la costa africana. Para los amantes de la ornitología tiene un valor añadido por su diversidad de aves marinas y migratorias.

6. Faro del Caballo, Santoña (Cantabria)
Los acantilados del monte Buciero, en el comienzo de la ría de Santoña, esconden un faro peculiar. Para acceder faro del Caballo hay que bajar unas escaleras de unos 700 peldaños construidas por los reclusos del penal cercano. Es recomendable ir en un día soleado y tranquilo, ya que el recorrido es irregular y una vez allí se puede disfrutar de un buen chapuzón en aguas del mar Cantábrico.

7. Faro del cabo de Creus, Girona (Cataluña)
El cabo de Creus, situado al norte del golfo de Rosas, es el punto más oriental de la península ibérica. La riqueza natural y geológica de su entorno hizo que fuera declarado Parque Natural en 1998. En su extremo se ubica un faro desde donde se puede admirar este entorno y sus bellos amaneceres.

8. Faro del cabo de San Antonio, Jávea (Alicante)
La localidad alicantina de Jávea posee un faro que merece la pena visitar por su bello entorno natural: el Parque Natural del Montgó. El cabo de San Antonio, donde está ubicado este faro que data de 1855, es una zona de gran biodiversidad, declarada Reserva Marina en 1993. Con días de claridad incluso se pueden ver las islas de Ibiza y Formentera.

9. Faro del cabo Lastres (Asturias)
En funcionamiento desde 1994, el faro del cabo Lastres fue último construido en Asturias. Situado entre los pueblos de Lastres y Luces, en un entorno de acantilados y verdes prados, fue elegido para rodar escenas de la serie ‘Doctor Mateo’. En este vídeo filmado con un dron se puede ver el faro y sus alrededores, como la playa de Rodiles o Punta de Tazones.

10. Faro del cabo Machichaco, Bizkaia (País Vasco)
El cabo Machichaco se encuentra al final de la ladera del monte Sollube y en el término municipal de Bermeo, junto a San Juan de Gaztelugatxe, muy conocido ahora tras haber sido escenario de la serie ‘Juego de Tronos’. El faro original fue construido en 1852 pero en 1909 se amplió con una torre que lo ha elevado hasta los 122 metros sobre el nivel del mar.

Siga el canal de Medio Ambiente en Twitter @E_CONSUMERma y a su autor @ecienciacom.

Etiquetas: parques naturales, playas, red natura 2000, faros

Fuente: Eroski Consumer