Publicado el

Evitar las hormigas

Hormiga
Cómo evitar hormigas y otros insectos en la cocina. La despensa, donde se almacenan alimentos secos como harina o arroz, es uno de los lugares preferidos de insectos como hormigas. Las cocinas contienen una gran variedad de productos almacenados que sirven de hábitat para algunos insectos, como moscas, polillas u hormigas con capacidad para afectar a una importante cantidad de alimentos secos.

Dado que muchos de estos productos se usan de forma ocasional, ya que pasan bastante tiempo en las estanterías de la despensa, esta se convierte en un lugar idóneo para que estos seres establezcan su residencia. En algunos casos nos damos cuenta del problema cuando los insectos ya han hecho de las suyas y han ocupado buena parte de la despensa y están ya bien establecidos, con el consiguiente daño si no se eliminan. El artículo explica cómo controlar las plagas en la cocina y qué amenazas suponen en la seguridad de los alimentos.

Los insectos que infestan los alimentos almacenados son uno de los problemas más comunes en las cocinas. En la mayoría de los casos, contaminan más de lo que comen. Casi todos los productos alimenticios secos son susceptibles a su infestación, incluyendo cereales (harina, arroz, fideos, galletas), semillas, nueces, chocolate, frutos secos, leche en polvo o especias. Pese a que hay más probabilidad de que estos bichos se propaguen a productos ya abiertos, también son capaces de penetrar en envasados. Y los insectos que se encuentran en un paquete pueden multiplicarse en poco tiempo y propagarse incluso a grandes distancias.

Estos animalitos buscan refugio y alimento, lo que convierte a la despensa en un lugar idílico y acogedor, aunque no tanto como el cubo de la basura. Además, el aumento de las temperaturas de los meses estivales favorece la formación de plagas en la cocina, por tanto, es importante tener especial cuidado durante el verano, sobre todo si se quiere evitar que cucarachas y moscas contaminen los alimentos y sean las responsables de la transmisión de agentes patógenos para las personas y los animales.

El control de plagas en la cocina

Es importante sellar y tapar bien los alimentos con envases herméticos para evitar que entren los insectos.

Harinas, cereales, especias e incluso alimentos para mascotas pueden contaminarse con huevos de insectos o larvas. La lucha contra las plagas debe incluir desde medidas preventivas a medidas reactivas para minimizar o eliminar el riesgo. Para evitar que las plagas de insectos se extiendan a otros alimentos en los armarios, es importante sellarlos y taparlos bien, en envases herméticos, bien de plástico, vidrio o metal. Debe tenerse en cuenta que algunas larvas pueden llegar a “masticar” cajas de cartón, papel o bolsas de plástico para llegar al alimento.

Una higiene correcta es primordial para prevenir la infestación y evitar que se propague. Se debe tener especial cuidado con la comida que se haya podido caer, ya que cualquier resto, por pequeño que sea, incluso en los cajones, puede acabar convirtiéndose en el hábitat de los insectos. Otras recomendaciones:

– Adquirir la cantidad de alimentos que se vaya a consumir en un periodo relativamente corto. Usar los más antiguos antes.

– Comprobar, al hacer la compra, que los envases no están rotos ni tienen agujeros.

– Mantener las zonas de almacenamiento limpias y no dejar que migas o restos de comida se acumulen.

– Revisar de forma periódica otro tipo de productos, como los alimentos para mascotas.

– No dejar que se apilen los platos sucios en el fregadero durante mucho tiempo.

– Realizar una limpieza adecuada, ya que los insectos solo se quedan si tienen una fuente de alimento y humedad permanente.

– Limpiar de inmediato cualquier jugo que se haya podido derramar, sobre todo si es de refrescos o bebidas azucaradas, cuyo azúcar atraen a los insectos.

Las zonas donde se acumula suciedad, desperdicios y humedad son los lugares que más fácil lo tienen para atraer insectos. Las hormigas están presentes sobre todo donde hay comida, y no hay solo una, sino que la acompañarán varias, incluso muchas, llevando una pequeña miga de pan que se haya podido caer. El control de las plagas de hormigas guarda relación con asegurar que estas no tienen nada para comer dentro de casa, lo que evitará que permanezcan.

Qué amenazas suponen los insectos en la cocina

Tanto las moscas como las cucarachas de cocina pueden suponer un riesgo para la salud por la gran variedad de alimentos y lugares que habitan, como la basura, lo que incrementa su potencial como vectores de enfermedades.

Las cucarachas pueden transmitir enfermedades de origen bacteriano y viral a los humanos, como disentería, diarrea o salmonelosis. Los organismos nocivos pueden ser transportados hacia la comida y los utensilios de cocina a través de las patas y el cuerpo de los insectos. Las moscas comen cualquier tipo de comida que contenga azúcar, incluso el néctar de la fruta deteriorada. Les gusta la carne podrida y los restos de comida y también pueden vivir en cualquier lugar donde haya materia fecal de animales. Como las cucarachas, también son portadoras de enfermedades.

Etiquetas: cocina, insecto, hormigas, mosca, plagas

Contenidos: http://www.consumer.es/

Fuente: Eroski Consumer