Publicado el 4513Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2FcucarachasCucarachas2019-01-30+16%3A44%3A10FUMIGACIONES+CANARIAShttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2F%3Fp%3D4513

Cucarachas

Cucarachas
CUCARACHAS CRIADAS CON INTELIGENCIA ARTIFICIAL

Una fábrica de cucarachas en china ahora usa inteligencia artificial. Una granja ubicada en la ciudad de Xichang y operada por una compañía farmacéutica tiene una producción anual de 6 mil millones de cucarachas adultas.

Para la gran parte de occidente, las cucarachas son insectos desagradables trasmisores de enfermedades. Pero para un sector de la industria china, estos animalejos son una excelente oportunidad de negocio debido a sus supuestas propiedades medicinales.
En China y otros países asiáticos, estos insectos se consumen fritos desde hace muchos años. Pero ahora, con la llegada de la inteligencia artificial, han comenzado a ser producidos a gran escala. Por ejemplo, una granja ubicada en la ciudad de Xichang y operada por una compañía farmacéutica tiene una producción anual de 6 mil millones de cucarachas adultas.

Los insectos son criados en un edificio de un tamaño equivalente al de dos campos deportivos, según lo que informa el diario South China Morning Post – SCMP. Dentro hay filas de estanterías que contienen a las cucarachas junto a contenedores abiertos con alimentos y agua en un ambiente cálido, húmedo y oscuro.
Al interior de la granja, los insectos pueden moverse libremente para buscar alimentos y reproducirse, pero no pueden salir. Un sistema de Inteligencia Artificial controla el criadero, regulando una serie de variables como la temperatura, las condiciones de humedad y el alimento disponible. El objetivo es que se reproduzcan lo más rápido posible.

Supuesto uso medicinal

Una vez que alcanzan la edad adulta, los insectos son triturados vivos y procesados para elaborar Kangfuxin, una poción que huele a pescado y es muy utilizada por la medicina tradicional china. Entre ellos se encuentran las afecciones respiratorias, gastroenteritis, y úlceras duodenales entre otras enfermedades.
“Realmente son una droga milagrosa”, Liu Yusheng, profesor de la Universidad Agrícola de Shandong y director de la Asociación de Insectos de la provincia de Shandong a The Telegraph. “Pueden curar una serie de dolencias y funcionan mucho más rápido que otras medicinas”, agregó.

El profesor explicó que además de su, controvertida, rápida acción, el Kangfuxin es más asequible a los consumidores chinos. “China tiene el problema del envejecimiento de la población”, explicó el profesor Liu. “Estamos tratando de encontrar nuevos medicamentos para personas mayores y estos generalmente son más baratos que los occidentales”, indicó. Un paquete que contiene dos botellas de 100 ml cuesta un poco más de 8 dólares.

Aunque la producción de cucarachas con fines medicinales es impulsada por el gobierno y su uso es común en los hospitales, no todos están convencidos. Especialmente los científicos. “Esta poción no es una panacea, no tiene un poder mágico contra todas las enfermedades”, dijo al SCMP una investigadora de la Academia China de Ciencias Médicas de Pekín, quien prefirió no ser identificada.

Catástrofe medioambiental

Además, esa inmensa concentración de insectos, así como la cría, en cautiverio no está libre de riesgos. El profesor Zhu Chaodong, de la Academia China de Ciencias de Pekín dijo que sería “catastrófico” si miles de millones de cucarachas fueran liberados al ambiente, ya sea por un error humano o un terremoto.
Para los casi 800.000 habitantes de Xichang, uno de esos accidentes podría ser “aterrador”, dijo Zhu. La granja también se encuentra cerca del aeropuerto Qingshan de Xichang. “Múltiples líneas de defensa deben estar en su lugar y funcionar adecuadamente para evitar el desastre de una liberación accidental”, dijo Zhu.

También existe la preocupación de que la reproducción intensiva y el cribado genético de la granja acelerarían la evolución del insecto y producirían “supercucarachas” de tamaño anormal y capacidad de reproducción, aunque Zhu dijo que era poco probable que esto sucediera. Aun así, éstas se multiplican tan rápidamente que, teniendo en cuenta el clima cálido de Xichang y la abundante lluvia, una docena de ellos podría infestar un vecindario entero.

Por algo las cucarachas han existido desde la época de los dinosaurios y han sabido sobrevivir a distintos periodos de extensión masiva. Un reciente estudio analizó su ADNy explicó su resistencia y porqué viven con nosotros.

Fuente: Diario El espectador
ANECPLA

Publicado el 1731Deja un comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Fgatos-y-perros-ayudan-a-dormirGatos+y+perros+ayudan+a+dormir2016-12-24+12%3A29%3A20FUMIGACIONES+CANARIAShttp%3A%2F%2Fwww.floresalud.es%2Fwordpress%2F%3Fp%3D1731

Gatos y perros ayudan a dormir

Perro y gato
Gatos y perros ayudan a dormir mejor.
Compartir colchón con el peludo amigo ayuda a descansar y a sentirse menos solo y más feliz.

¿Con quién comparte usted la cama? No es una encuesta de una revista de moda, sino que la pregunta concierne a su perro o gato. Si duerme con su amigo de cuatro patas, sepa que no es el único: tres de cada cinco personas que tienen este tipo de animales en casa lo hacen, dicen los expertos. Y no solo eso. A pesar de que hay estudios que sugieren que esta práctica puede tener riesgos, quienes comparten colchón con su can o felino afirman dormir mejor, sentirse más felices y relajados. Este artículo revela las ventajas, y algunos problemas, de tener al gato o perro como compañero de cama.

¿Comparte cama con su gato o perro? ¡No es el único!
¿Duerme con su can o felino? Si la respuesta es sí, no es el único: seis de cada diez personas que comparten su vida con un amigo peludo lo hacen. Esta es la conclusión del estudio reciente ‘¿Son perros y gatos en el dormitorio un problema?’ (Are pets in the bedroom a problem?), realizado en el Centro de la Medicina del Sueño de California (EE.UU.).
Muchas son las personas que duermen con sus canes o felinos, a pesar de los estudios que hace años sugerían que esto podía suponer algún problema. Una investigación de 2011 afirmó que compartir la cama con el perro podía implicar un mayor riesgo de padecer algunas enfermedades, entre ellas, una infección de parásitos. Tres años después, el Centro de la Medicina del Sueño insinuaba que dormir con el peludo compañero de vida podía llevar a más interrupciones del sueño y, en consecuencia, a un peor descanso.

Ventajas de dormir con el gato o perro
No obstante, un nuevo estudio realizado este año con 150 pacientes con problemas del sueño advierte lo contrario: ocho de cada diez personas que comparten la cama con un perro o gato afirman que sus compañeros peludos no interrumpen su descanso. La mayoría asegura que compartir sábanas con su amigo de cuatro patas les ayuda a dormir mejor, ya que se sienten más calientes, felices y relajados. Algunos incluso dicen que sus canes o felinos les ayudan a alejar la soledad. Solo el 20% de quienes duermen con sus animales confiesan que sus peludos amigos tienen un efecto negativo en su descanso.
“La investigación sugiere que perros y gatos pueden tener algunas claves para ayudarnos a optimizar el descanso y dormir mejor”, afirma la psiquiatra Lois Krahn, experta en enfermedades del sueño y coordinadora de esta investigación.

Los beneficios de dormir con animales no sorprenderán a quienes comparten edredón con sus compañeros peludos. “Para la mayoría de la gente, tener al perro o gato en la cama es reconfortante: hace compañía, da cariño y evita que nos sintamos solos o inseguros”, añade el psicólogo Stanley Coren.
Tamara García Cid, profesora de Comportamiento y Convivencia con Animales en la Universidad Autónoma de Madrid, tiene claro los beneficios que supone compartir cama con los peludos amigos. “Hay casos de niños que duermen mejor cerca de su amigo perro o gato, ya que su respiración les ayuda a descansar”, explica. Compartir la vida con un animal no solo les sirve a muchos pequeños para descansar mejor, además es una gran experiencia para ellos. “Querer, cuidar, dormir, acariciar y jugar con un animal implica una estimulación sensorial, mental, motora y emocional muy importante en el desarrollo infantil”, añade.
¿Duerme con su gato o perro? Es probable que sea mujer
Las posibilidades de que un can o felino comparta el colchón con su humano depende, no obstante, de la edad y sexo de la persona. La mayoría de quienes duermen con sus animales son mujeres entre 18 y 34 años. “Los estudios sugieren que tres de cada cinco mujeres en esta franja de edad aceptan de buen grado al perro en su cama”, agrega Coren. Una de ellas es Irene Álvarez, editora y amante de los mininos. “Dormir con tus gatos es una gozada”, dice Álvarez.
¿Y quiénes son los menos propensos a compartir colchón con su peludo compañero? Los hombres casados mayores de 45 años son los más reacios, dicen los investigadores. Aunque no todos ellos se resisten, pues dos de cada diez hombres de esta edad aceptan de buen grado a su can o felinos en la cama.

En la cama con mi perro ¡y mi gato!
Pero no todas son buenas noticias. Quienes duermen con perros y gatos tardan algo más en conciliar el sueño. “Las personas que comparten cama con su can o felino tardan unos cuatro minutos más en dormirse y, además, hay más probabilidades de que se levanten con la sensación de estar cansados”, dice el psicólogo Bradley Smith, que ha realizado una investigación sobre el impacto de perros y gatos en el sueño de más de 13.000 personas, publicada en la revista científica Anthrozoos.

Pero esos cuatro minutos de más “son, en efectos prácticos, no significativos”, afirma el psicólogo. Y no solo eso, pues quienes duermen con sus compañeros de cuatro patas, aunque afirman sentirse más cansados al levantarse, dicen estar menos cansados durante el resto del día que quienes no duermen con animales.
“Para mí, dormir con mi gata Tilly en los pies es uno de los pequeños placeres de la vida”, concluye el psicólogo Hal Herzog. “Después de leer mucho sobre el sueño y los animales mi conclusión es clara: si eso te hace feliz y también le hace feliz a tu gato o perro, ¡adelante!”, zanja.

Etiquetas: gatos convivencia, perros convivencia, salud

Fuente: Eroski Consumer

Publicado el 14691 comentariohttps%3A%2F%2Ffloresalud.net%2Flos-insectos-superaron-a-los-dinosauriosLos+insectos+superaron+a+los+dinosaurios2016-11-10+21%3A18%3A56FUMIGACIONES+CANARIAShttp%3A%2F%2Fwww.floresalud.es%2Fwordpress%2F%3Fp%3D1469

Los insectos superaron a los dinosaurios

Insectos
¿CÓMO LOS INSECTOS SUPERARON A LOS DINOSAURIOS?

Los insectos le ganaron la batalla al meteorito que mató a los dinosaurios. La vida en el hemisferio sur se recuperó dos veces más rápido que en el norte tras el impacto.

Hace 66 millones de años, una roca espacial de 10 kilómetros chocó contra la Tierra causando una explosión equivalente a 7.000 millones de bombas atómicas. El choque levantó una enorme fumarola de roca pulverizada que se elevó hasta cubrir todo el globo y sumirlo en una profunda oscuridad. Tsunamis de más de 100 metros arrasaron las costas del actual Golfo de México en la península de Yucatán, zona en la que cayó el meteorito de Chixculub, y se desencadenaron fuertes terremotos. Parte de los escombros levantados por el impacto comenzaron a llover como diminutos meteoritos y transformaron el planeta en un infierno de bosques ardiendo. Las plantas que no se quemaron se quedaron sin luz solar durante meses. Tres de cada cuatro seres vivos en el planeta fueron exterminados, incluidos todos los dinosaurios no avianos.

Una de las grandes incógnitas sobre el evento de extinción masiva del Cretácico es si existió un refugio donde la vida permaneció más o menos intacta. Algunos estudios han situado ese oasis en el hemisferio sur del planeta, especialmente cerca del Polo.
“La mayoría de lo que sabemos sobre la extinción y la recuperación de la vida en la tierra después del asteroide viene del Oeste de EE UU, relativamente cerca del lugar del impacto, en Chixculub, México”, explica Michael Donovan, investigador de la Universidad estatal de Pensilvania (EE UU). Se sabe mucho menos de lo que sucedió en otras zonas más alejadas, dice, pero hay estudios recientes del polen y las esporas que apuntan a que en Patagonia y Nueva Zelanda la extinción de plantas fue mucho menor.

En un estudio publicado hoy en Nature Ecology & Evolution, Donovan y otros científicos en EE UU, Argentina y China exploran la hipótesis de un refugio en el sur a través del análisis de hojas fósiles de antes y después del impacto encontradas en la Patagonia argentina. En concreto, el equipo de investigadores ha analizado las pequeñas mordeduras dejadas por insectos herbívoros en la vegetación para estimar cuándo se recuperó el nivel de diversidad biológica anterior al desastre.

Los resultados muestran que, al igual que lo que se observó en el hemisferio norte, los insectos del sur prácticamente desaparecieron después del choque del meteorito. Pero los fósiles analizados también muestran que los niveles de diversidad de insectos se recuperaron en unos cuatro millones de años, dos veces más rápido que en el norte.
 “También hemos estudiado los minadores, rastros de deterioro en las hojas hechos por larvas de insecto al alimentarse”, explica Donovan. “No encontramos pruebas de la supervivencia de minadores del Cretácico, lo que sugiere que este no fue un refugio para estos insectos”, explica, pero en los restos de después del impacto enseguida aparecen nuevas especies.

El trabajo refuerza la hipótesis de que la vida regresó antes a las zonas más alejadas del punto de impacto, “aunque también pudo haber otros factores desconocidos”, advierte Donovan. Las diferencias en el tiempo de recuperación probablemente influyeron en los patrones de biodiversidad hasta la actualidad, comenta.
El trabajo también puede ayudar a explicar por qué otras pequeñas criaturas que se alimentaban de insectos acabaron conquistando la Tierra tras sobrevivir al meteorito que exterminó a los dinosaurios. “Es posible que los cambios en la cadena alimentaria causados por la extinción de los insectos después del impacto, seguidos de la recuperación de los niveles anteriores afectasen a otros organismos, incluidos los mamíferos”, resalta.
 
Fuente: Nature Ecology & Evolution, El País