Publicado el

Motivos para dejar de fumar

Fumador
Decálogo de motivos para dejar de fumar. Dejando los cigarrillos será menor, en un corto plazo, el riesgo de infarto, ictus cerebral y cáncer.

Los farmacéuticos de Cataluña han puesto en marcha una campaña con motivo de la ‘Semana sin Humo’ en la que ofrecen un total de diez razones para convencer a todos aquellos que estén dispuestos a tirar la cajetilla de tabaco a que lo hagan definitivamente. Entre ellas, incluyen la prevención de varias enfermedades y la mejora notable de la función pulmonar, pero también otras más psicológicas como son el aumento de la libertad y la autoestima, o materiales como el ahorro importante que supone.
“Fumar provoca graves enfermedades: el 85 por ciento de los casos de cáncer de pulmón, un 50 por ciento de los tumores de vesícula, el 35 por ciento de los infartos y cerca del 85 por ciento de las enfermedades broncopulmonares obstructivas crónicas”. Así lo advierten las farmacias del ámbito de la comunidad de Cataluña, que han lanzado un decálogo de motivos para dejar de fumar aprovechando esta ‘Semana sin Humo’.

1.- Dejar de fumar es la decisión más importante que puedes tomar para prevenir un infarto, un ictus cerebral, una insuficiencia respiratoria crónica o un cáncer.
2.- Mejorará tu función pulmonar: te sentirás más ligero para afrontar cualquier reto físico, desde subir unas escaleras a hacer una media maratón.
3.- Mejorará tu sexualidad y fertilidad.
4.- Si estás embarazada, además de beneficiarte tú misma, disminuirán las complicaciones en la salud del futuro bebé y en el parto.
5.- Volverás a sentir los olores y a saborear la comida. Y desaparecerá la carraspera de primera hora de la mañana.
6.- Tu piel lucirá un nuevo aspecto, disminuyendo las ojeras y la palidez cutánea.
7.- Preservarás la salud de quienes te rodean.
8.- Aumentará tu libertad y autoestima.
9.- Ahorrarás. Calcula cuánto dinero te supone el tabaco a lo largo del año y haz una lista de todo lo que podrías hacer con esa cantidad.
10.- Es un reto personal y puedes hacerlo: millones de personas, incluso con una dependencia altísima, han abandonado el consumo de tabaco.

Los beneficios se notan incluso a corto plazo
En el marco de esta campaña, en la que participan la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (Camfic), la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (Aificc) y el Consejo de Colegios Farmacéuticos de Cataluña (CCFC), junto con la Agencia de Salud Pública de esta comunidad, se indica también que los beneficios son muchos y que se empiezan a notar incluso a corto plazo.
Así, en las primeras 24 y 72 horas mejora la respiración, el olfato y el gusto, y ya disminuye el riesgo de infarto, mientras que entre la segunda semana y la duodécima aumenta la resistencia corporal para andar y correr, mejora el aspecto de la piel y disminuyen las ojeras y la palidez cutánea, además de la halitosis.

Además, entre uno y cinco años después se reduce un 50 por ciento el riesgo de infarto y disminuye la posibilidad de cáncer de cavidad oral, esófago y vesícula, y a partir de los diez años se reduce también a la mitad el riesgo de sufrir un cáncer de pulmón, mientras que la posibilidad de infarto y de enfermedades cardiovasculares es similar a la de una persona que no haya fumado nunca.

Una ayuda inestimable
Más allá de los diez motivos que esgrimen los farmacéuticos catalanes para animar a que los fumadores dejen el tabaco, tanto estos profesionales como los enfermeros de los centros de salud recordarán a todos los interesados que ellos son unos buenos aliados en su propósito. De hecho, lucirán una chapa común en la que se puede leer la frase: ‘Te puedo ayudar a dejar de fumar’.

En esta tarea de apoyar a los que quieren convertirse en ex fumadores, los farmacéuticos de esta comunidad cuentan además con herramientas como la recientemente actualizada ‘Guía de intervención farmacéutica para el abordaje del fumador desde la farmacia comunitaria’, elaborada por el CCFC y en la que se pueden encontrar desde los más recientes tratamientos hasta elementos para determinar el grado de motivación necesario para dejar el tabaco y la dependencia de la nicotina.

Esta es una de las guías de actuación farmacéutica elaboradas desde la entidad con el objeto de facilitar a estos profesionales la actualización en consultas que son muy frecuentes en la farmacia y a las que se da continuamente respuesta. Otros ejemplos en esta línea son, para otros temas más allá del de los cigarrillos, la ‘Guía de actuación farmacéutica en dolor de garganta’ o la ‘Guía de seguimiento farmacoterapéutico con sistemas personalizados de dosificación’. Incluso está previsto editar en breve una nueva dedicada a la rinitis alérgica.

Etiquetas: cigarrillo, fumar, tabaco

Fuente: Eroski Consumer

Publicado el

Hábitos que dañan el Medio Ambiente

Medio Ambiente
Siete hábitos cotidianos que dañan el medio ambiente y cómo evitarlos. Costumbres diarias como fumar, conducir o tirar basura al retrete provocan más daños ambientales de lo que se piensa.

Fumar, consumir con frecuencia productos con aceite de palma o utilizar el coche privado, además de ser hábitos nocivos para la salud, lo son también para el medio ambiente. Y no son las únicas costumbres cotidianas con impactos ambientales. Los consumidores pueden realizar diversas acciones a diario, como las famosas tres erres del ecologismo (reducir, reutilizar y reciclar) para evitarlas. Este artículo señala siete hábitos diarios que provocan daños al medio ambiente y que pueden evitarse con varios consejos.

1. Fumar

El tabaco causa la muerte de cientos de miles de personas en todo el mundo y provoca considerables impactos ambientales: contaminación, pérdida de biodiversidad, incendios forestales, deforestación de bosques y selvas, aumento del cambio climático, etc. Especialmente preocupantes son las consecuencias de las colillas: son el principal residuo recogido en el medio ambiente mundial, con millones de kilos diseminados por todo el planeta. Ningún otro producto de consumo masivo causa tanto daño desde su cultivo, producción, uso y desecho como el tabaco, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Por tanto, dejar de fumar salva vidas y evita daños ambientes. Y si no se abandona dicho hábito, resulta esencial no arrojar las colillas al entorno, ya sea natural o urbano, ni tampoco al inodoro.

2. Consumir alimentos con aceite de palma

El tabaco es el producto de consumo masivo que más daño ambiental produce, según la OMS.

El aceite de palma se utiliza en gran cantidad de alimentos. Su consumo no es recomendable para la salud por su alto contenido en grasas saturadas, ni tampoco para el medio ambiente. Su cultivo intensivo en Indonesia o Malasia ha destruido grandes bosques tropicales, ha puesto en peligro de extinción a gran cantidad de especies, como el orangután, ha incrementado las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), implicadas en el cambio climático, y ha dañado los hábitats de las zonas de cultivo.

Los consumidores pueden evitar estos productos fijándose en la información de sus etiquetas y buscando otras alternativas, preguntar en caso de duda y reclamar productos que no lo empleen.

3. Ir en coche para todo

El 94% de los españoles respira un aire con elementos contaminantes que superan los límites recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según un informe de Ecologistas en Acción. La polución causa más de 400.000 muertes prematuras en Europa cada año y su principal responsable son las emisiones del tráfico urbano, concluyen los informes más recientes de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Los ciudadanos pueden usar y reclamar una movilidad más sostenible: viajar en transporte público, ir a pie o en bicicleta y combinar cualquiera de dichos sistemas. Y si no queda otra que emplear el vehículo privado, elegir un modelo menos contaminante, realizar una conducción eficiente o compartirlo con otras personas.

4. Tirar residuos al retrete

Toallitas, tampones, lejía, medicamentos, pinturas, restos de comida, etc. La lista de residuos que acaban en el inodoro y no deberían arrojarse es cada vez mayor y, con ello, su impacto ambiental y económico. La Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS) asegura que generan mayores costes, un mayor consumo energético y diversos daños ambientales, como problemas en ríos y mares.

Los ciudadanos deben evitar tirar dichos residuos por el váter y buscar alternativas para deshacerse de ellos, como el cubo de la basura o sistemas de reciclaje de residuos propicios para ello.

5. Depositar toda la basura doméstica en una sola bolsa

Separar los residuos domésticos y depositarlos en su contenedor para su posterior reciclado puede parecer un esfuerzo inútil, si no se conocen sus beneficios ambientales. Cada vez que se recicla, se evita llenar los vertederos y la extracción de nuevas materias primas, además de reducir el consumo de energía y la emisión de GEI. Una vez que los ciudadanos tienen claro cómo reciclar bien, se convierte en un hábito diario sencillo de realizar.

6. Usar productos de usar y tirar

El sistema de consumo actual del “usar y tirar” es insostenible en un planeta de recursos finitos. Además, sus impactos son cada vez más evidentes: crecimiento global de la huella ecológica, agotamiento de recursos naturales, aumento de los residuos, la contaminación y el cambio climático, etc. Los consumidores pueden asumir en su día a día las tres erres (reducir, reutilizar y reciclar), de manera que los impactos ambientales se minimizan.

7. Beber agua embotellada

El consumo de agua embotellada ha crecido de manera espectacular en los últimos años, incluso en lugares como España donde el suministro público garantiza agua potable de calidad. La extracción, envasado, transporte y su posterior eliminación genera toneladas de residuos y un gasto innecesario de recursos. Por ello, se puede disminuir su uso con envases reutilizables para el agua de grifo. También se ayuda solicitando agua corriente en los bares o restaurantes; sus responsables no deberían poner pegas, ya que se puede consumir con otro producto.

Etiquetas: cambio climático, contaminación, reciclaje, tabaco

Fuente: Eroski Consumer