Publicado el

Especies invasoras

Especies invasoras

Especies invasoras: así nos afectan.

Las especies invasoras pueden causar daños multimillonarios y otros impactos ambientales a nivel mundial.

Las especies invasoras podrían provocar en todo el mundo pérdidas económicas por valor de miles de millones de euros, debido a su impacto en las actividades agrícolas. Así lo apunta un estudio científico que no es el único en alertar de sus enormes y crecientes consecuencias negativas para el medio ambiente y la economía global. Este artículo señala cómo dañan las especies invasoras la agricultura, otros impactos que producen y qué podemos hacer.


Cómo dañan las especies invasoras la agricultura

Los insectos y patógenos invasores podrían causar daños a la agricultura mundial por valor de miles de millones de euros, y los países en desarrollo serían el blanco más grande. Así lo señala un artículo publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Las especies invasoras son una amenaza importante para la agricultura, los ecosistemas naturales y la sociedad en general.

Los autores, un equipo de investigadores estadounidenses y australianos, han analizado el impacto de 1.297 plagas de insectos y patógenos invasores en 124 países. Y han determinado qué países podrían sufrir las mayores amenazas en función de sus relaciones comerciales y el número de especies invasoras. Como puede verse en el mapa de la imagen, los grandes productores mundiales agrícolas, Estados Unidos (EE.UU.), China, India y Brasil, tendrían el potencial de costes más alto. Los científicos auguran que, a medida que aumenta el comercio Internacional y las conexiones entre países, los problemas relacionados con las especies invasoras se acumularán.

"Las plagas y enfermedades invasoras son una amenaza importante para la agricultura, los ecosistemas naturales y la sociedad en general. Uno de los principales desafíos es la predicción de la siguiente amenaza y saber desde dónde llega. Este estudio explora algunas de estas cuestiones a escala global", asegura uno de los autores del trabajo, Matthew Thomas, investigador en el Centro de Dinámica de Enfermedades Infecciosas de la Universidad Estatal de Pensilvania (EE.UU.). El científico, especialista en Entomología ecológica, recuerda los problemas que en su país causan, por ejemplo, el barrenador esmeralda del fresno (una avispa parásita originaria de China) o el mosquito tigre asiático, así como la potencial amenaza del virus del Zika, transmitido por el mosquito Aedes aegypti.

Los países en desarrollo más pequeños pueden sufrir daños proporcionalmente mayores que los grandes países agrícolas, destaca también el estudio. En concreto, los países más vulnerables se encontrarían en el África subsahariana. Esto se debe a que en general estos países no tienen una economía diversificada, de manera que poseen una dependencia desproporcionada de la agricultura.

Otros impactos de las especies invasoras

Además de los impactos en la agricultura, los expertos en especies invasoras señalan diversos daños económicos y ambientales: modificación, pérdida y destrucción de los hábitats y ecosistemas nativos e intensificación de la erosión; reducción de la biodiversidad, competencia, desplazamiento, depredación y extinción de especies autóctonas; transmisión de enfermedades; aumento del peligro de extinción de las especies locales; e incremento del riesgo de incendios.

En algunos casos, las especies invasoras conllevan pérdidas anuales millonarias que se han calculado en diversos estudios. La Comisión Europea (CE) estima que controlar la invasión y reparar el daño provocado cuesta a las economías europeas, al menos, 12.000 millones de euros al año. Sus responsables recuerdan que las islas apartadas, ricas en biodiversidad, son muy vulnerables y pueden sufrir un enorme impacto.

Un informe publicado en la revista Frontiers in Ecology and the Environment cuantificaba en cifras económicas las consecuencias de algunas de las principales especies invasoras en Europa. Sus autores ofrecían varios ejemplos: Chrysochromulina polylepis, un tipo de alga unicelular muy extendida en Noruega, provoca un gasto anual de 8,2 millones de euros; el jacinto de agua supone un desembolso de 3,4 millones en España; el coipo, 2,8 millones en Italia, etc.

Qué podemos hacer contra las especies invasoras

Los especialistas recuerdan que en la mayoría de los casos, cuando una especie ya ha invadido un área, es muy difícil y caro erradicarla; a veces incluso resulta imposible. Por eso, la única arma efectiva es la prevención. En cuanto a los ciudadanos, pueden hacer muchas cosas para evitar la invasión de una especie:
– Informarse sobre la problemática de las invasiones biológicas, compartir estos conocimientos con los conocidos y reclamar a las autoridades las medidas necesarias.
– Plantar especies autóctonas, ya que, aunque muchas especies exóticas no son invasoras, las autóctonas ofrecen otras ventajas, proveyendo cobijo y alimento a la fauna nativa.
– Evitar comprar mezclas de semillas, en especial las denominadas "flores silvestres", ya que muchas de estas mezclas contienen especies invasoras.
– No adquirir mascotas exóticas. En el caso de hacerlo, recoger y exigir toda la información sobre ella, lo que ayudará a cuidarla mejor e, indirectamente, a proteger el medio natural.
– No consumir productos como la perca del Nilo, porque conllevan la destrucción del medio ambiente de donde provienen, además de una catástrofe social.
– Los pescadores, limpiar bien los aparejos de pesca y su equipamiento.
– Y si se viaja, limpiar las botas, pues pueden llevar semillas u otros organismos.

Etiquetas: biodiversidad, especies invasoras

Contenidos: http://www.consumer.es/

Fuente: Eroski Consumer

Publicado el

Energía solar

Energia solar

Invertimos en energía solar, nos humillaron y engañaron, y aquí no pasa nada"

El cortometraje ‘El camino del Sol’ cuenta la historia de unas 62.000 familias españolas, y casi medio millón de afectados de forma directa e indirecta, que se han arruinado tras invertir en instalaciones de energía solar fotovoltaica, animados por unos planes y ayudas del Gobierno que años después cambiarían de manera restrictiva y retroactiva. El trabajo está escrito por la ganadora de un premio Goya Isabel de Ocampo (el cortometraje ‘Miente’ en 2008), protagonizada por el actor Ismael Fritschi (‘REC’, ‘La caja de Pandora’ y numerosas series) y dirigida por el actor César Vea (‘El laberinto del Fauno’ y series como ‘Isabel’ o ‘Doctor Mateo’), quien también es uno de los afectados, como explica en la siguiente entrevista.

¿Cómo surgió la idea de crear el documental ‘El camino del Sol’?

Soy director por obligación. Soy uno de los afectados y llevamos varios años lidiando con esto. Estamos en proceso de embargo. Desde esta situación tan dura -no solo mía, sino también de mi hermano-, nos asociamos a Anpier (Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica) para recibir apoyo y hacer lo que pudiéramos. Entonces surge la propuesta del documental. Entrevistamos a unos cuantos afectados y narramos la situación actual de España, cómo se han portado los dos gobiernos de los últimos años con las renovables.

¿Por qué se produjo esta situación?

"Unas 62.000 familias invirtieron en energía solar unos 25.000 millones de euros y lo han perdido todo"

En 2007 el Gobierno alienta a invertir en renovables para ser un país modélico en 2020. Unas 62.000 familias se metieron en ello, y se calcula que medio millón de personas están afectadas directa o directamente. Sin embargo, el Gobierno aplicaba después un decreto que, con un recorte del 20%, puso la situación muy complicada. Y por si fuera poco, después le sumaba un recorte mayor, el 30%, que supuso el descalabro total. Nos han humillado y engañado, y aquí no pasa nada. Se quitan las ganas de emprender.

¿Qué ocurrió en su caso?

"Nos dicen que nuestro parque solar no es legal, pero está produciendo energía para la red que no nos pagan"

En mi caso instalamos un parque solar en 2010 en un pueblo de La Rioja, en El Villar de Arnedo. Hemos invertido un millón de euros: el 80% mediante un préstamo bancario y el 20% con dinero nuestro, y pusimos como aval todas nuestras cosas. Sabíamos que íbamos a estar 12 años pagando una deuda. Pero lo vimos como un plan de pensiones avalado por el Gobierno y, además, hacíamos algo por el medio ambiente. Teníamos varios proyectos relacionados con el medio ambiente, pues yo quería hacer también un hotel ecológico. Sin embargo, cuando íbamos montándolo, ya tuve la sensación de que estaba pasando algo. Empezaron a ponernos pegas administrativas, y vamos a juicio. Pero hemos perdido todos los juicios hasta llegar al Tribunal Constitucional. Estamos técnicamente arruinados. Vamos tirando con el dinero que nos dan los amigos. El banco nos está ayudando, saben lo que nos ha ocurrido. Llevamos siete años durísimos. No lo he pasado tan mal en mi vida.

¿Qué ha pasado con este parque solar?

Nos dicen que no es legal, pero el parque está produciendo energía para la red que no nos la pagan.

¿Cuánto dinero invirtieron estas familias?

Hay inversiones desde 10.000 euros, se pusieron en marcha cooperativas entre varias familias. Entre todos habremos invertido unos 25.000 millones de euros.
Hay, por ejemplo, gente mayor que vendió su granja y lo perdió todo. El daño económico es terrible. No sé si saldremos adelante.

¿En qué situación se encuentran?

Cada una es un drama familiar. Al escuchar en privado las conversaciones hay gente muy desesperada y cabreada. Hay personas a las que le da vergüenza y miedo decir que están arruinadas.

¿Cree que estas familias recuperarán su inversión?

"España es el país con más demandas del mundo por incumplimiento de las condiciones para invertir en energía solar"

Quiero pensar que sí. Estamos hablando con mucha gente, y no se entiende lo que ha pasado. Hay afectados que han muerto ya y no lo verán. A mí ya nadie me devuelve la salud que me han quitado. Hay fondos de inversores de otros países como Abu Dabi, Alemania, etc. que han denunciado a España por incumplimiento de las condiciones. Somos el país con más demandas del mundo. Alemania produce ya más energía solar que España con mucha menos luz que nosotros. Éramos un país pionero, y se podrían haber creado un millón de puestos de trabajo solo en la fotovoltaica.

Se ha dicho que una de las razones de dichos recortes fue evitar movimientos especuladores en el sector.

No ha habido especuladores, ni gente que ha conectado los parques por la noche con motores, como se ha dicho. Lo que sí hay es miedo por los lobbies energéticos. No es casualidad que anteriores presidentes del Gobierno formen parte de consejos de administración de empresas energéticas.

¿Cómo se difundirá el documental? ¿Qué respuesta de público está teniendo hasta ahora?

Hicimos un estreno en Madrid el 27 de mayo en el Cine Capitol de la Gran Vía. La repercusión en los medios está siendo buena. Nuestra idea es distribuirlo en festivales y subtitularlo en inglés para que llegue a todo el mundo. Llevaremos el caso a Bruselas. Y nuestro deseo es hacer un crowdfunding que nos permita rodar un largometraje sobre el tema con el que queremos dar la vuelta al mundo.

¿Las renovables recuperarán el papel que tuvieron en España?

Esto no lo para nadie. El mundo tiene que ser renovable sí o sí. Nos estamos cargando el planeta, y las renovables contaminan mucho menos, son más baratas y accesibles a todo el mundo. Pero hace falta seguridad jurídica. Ahora no deberíamos estar hablando de lo que ha ocurrido, sino de que España hubiera apostado por las renovables de verdad.

¿Qué podemos hacer los ciudadanos?

Tenemos que salir a la calle y movilizarnos. Espero que la gente nueva que haya en el Gobierno cambie la situación.

Etiquetas: autoconsumo, energías renovables

Fuente: Eroski Consumer