Publicado el

Picudo Rojo

¿QUÉ ES EL PICUDO ROJO? Nombre científico:

Rhynchophorus ferrugineus, Olivier 1790

Descripción:

Es un gorgojo de la familia de los Curculiónidos.
Los adultos se caracterizan por su gran vistosidad. Son grandes en comparación con el tamaño normal de los insectos, de dos a cinco centímetros de longitud, con rostro o pico muy alargado y visible. Las larvas no tienen patas y son de color amarillo marfil con la cabeza rojiza.

El color dominante de los adultos es el color óxido de hierro con manchas oscuras sobre la parte dorsal del tórax. Poseen una gruesa cápsula cefálica de color marrón oscuro brillante provista de mandíbulas.

El ciclo de vida del insecto es de tres a cuatro meses, pudiendo existir hasta cuatro generaciones por año. Cada hembra pone del orden de 350 huevos. En una misma palmera se desarrollan varias generaciones hasta que la planta muere, momento en que los adultos la abandonan para colonizar una nueva palmera y repetir el proceso, siendo capaces por su vuelo de desplazamientos de hasta cinco kilómetros.

Ciclo vital Las hembras hacen las puesta en la corona de las palmeras. De los huevos salen las larvas, las cuales viven de 2 a 4 meses y pupa en un capullo realizado con fibras entrelazadas. Los adultos salen de ahí y siguen alimentándose del interior de la palmera.

¿COMO ACTUA?

El adulto hembra hace la puesta en la corona de las palmeras más tiernas. Las larvas (que viven de 2 a 4 meses) al crecer penetran por el capitel directamente al tronco alimentándose del sistema vascular del tallo y labrando galerías de hasta más de 1 metro de longitud. Come y tritura el tronco, produciéndose una fermentación (aumento de la temperatura en el interior y mal olor), por lo que aparece apelmazada la fibra del tallo.

 

Se prohíbe la poda para evitar el reclamo. El insecto adulto se encuentra fuertemente atraído por el olor de la savia fresca de la palmera.

Es una afección muy difícil de detectar en estados incipientes, de manera que cuando se detecta, el daño ocasionado a la palmera suele ser irreversible.

Síntomas: – Hojas centrales amarilleadas y marchitas. – Retorcimientos de las hojas más externas sobre el (nervio central que adquieren un color pajizo o se caen. – Fibra apelmazada. – Hojas secas en el ojo de la palmera. – Larvas en interior del tallo. – Capullos en la base de las tabalas (hojas).

El ataque a la larva es muy complicado de observar, puesto que se encuentra en el interior del tallo, y es por eso que la detección de los síntomas puede ser tardía, cuando el daño es muy elevado.

Galería oradada en el interior de una palmera

 

AVANCE DE LA PLAGA

El Picudo rojo (Rhynchophorus ferrugineus, Olivier 1790) también conocido como escarabajo o curculiónido ferruginoso es, potencialmente, la plaga más preocupante actualmente para los palmerales de las Islas Canarias.

Se trata de un insecto perteneciente a la familia de los gorgojos (curculiónidos) y es originario de las áreas tropicales del Sudeste Asiático y Polinesia. Hasta 1987 se encontraba en la caña de azúcar, y, debido a la importación de palmeras asiáticas para el mercado turístico del norte de África, se expandió a Egipto y zonas limítrofes.

Su entrada en España se produjo por el litoral andaluz a través de palmeras datileras adultas infestadas procedentes de Egipto y destinadas a la jardinería. Fue detectado por primera vez en la localidad costera granadina de Almuñecar en 1995 y, posteriormente, en localidades del litoral malagueño y de la Comunidad Valenciana (2004) en donde miles de palmeras están sufriendo desde entonces al ataque de este insecto.

Se ha detectado, principalmente, en la Palmera datilera (Phoenix dactylifera) y Palmera canaria (Phoenix canariensis). También en otras como el Cocotero (Cocos nucifera) y la Palmera de Guinea (Elais guineensis).
No se detecta su presencia en el resto de palmeras habituales en la jardinería.
Su particular apetencia por la Palmera canaria frente a otras especies es debida principalmente a su riqueza en savia, la mayor masa de tejidos y la falta de resistencia. En las Islas Canarias se detecta por primera vez en octubre de 2005 en las islas de Fuerteventura y Gran Canaria. Sin embargo, los especialistas dan por hecho que existe una plaga mayor de la descubierta hasta ahora.

Más información.

Be Sociable, Share!
StumbleUponEmail
Deja un comentario